Abuso sexual infantil

A menudo, los niños que sufren abusos sexuales tienen la sensación de culpabilidad y deciden no hablar sobre los abusos a los que están siendo sometidos. Por ello, es fundamental no solo creer en los niños cuando lo expresan, sino profundizar más si parece que algo grave está sucediendo y ellos no lo comunican verbalmente.

La confianza hacia las personas que tenemos cerca debe ser un pilar fuerte, y mucho más en la etapa infantil. La mayoría de nosotros desarrollamos nuestro sentido de confianza y seguridad durante la infancia pero, ¿qué sucede cuando esa confianza se rompe?

Con demasiada frecuencia los niños son abusados ​​sexualmente por adultos que se supone deben ser sus cuidadores. En los juzgados de nuestro país se ponen en constancia de la autoridad competente el abuso e incesto de menores cada día; los servicios de protección infantil corroboran un reclamo del abuso sexual infantil en este sentido. Informes recientes arrojan a la luz que alrededor de 63,000 jóvenes son abusados ​​sexualmente, con 2 de cada 3 casos ocurriendo cuando los niños tienen entre 2 y 12 años. Estos informes indican que más del 90 por ciento de los jóvenes conocen a su abusador, donde el 34% son familiares, el 59%  conocidos y el 7% son perpetrados por extraños. 

¿Cómo empezar a dar sentido a un acto tan sin sentido?

Muchos de nosotros buscamos ubicar a nuestros hijos en lo que consideramos entornos seguros con personas de confianza, pero ¿qué pasaría si descubrimos que una de esas personas ha estado abusando sexualmente de nuestro hijo? ¿Entonces que, por dónde comenzamos?

¿Qué debes hacer si tu hijo es abusado sexualmente?

Primero, aunque puede ser extremadamente difícil, mantén la calma. Está bien sentir una ira frenético en el interior, pero mantenerse sereno en estos momentos es primordial. Es posible que el menor ya se sienta lo suficientemente culpable, y lo último que necesita ahora es pensar que el decirlo ha empeorado la situación. Por lo tanto, al ver que todo esta bajo control podrá sentirse un poco más tranquilo.

  • Cree a tu hijo los niños rara vez inventan historias falsas sobre el abuso sexual o la agresión. Se requiere mucha fuerza y coraje para que un niño se presente y comparta información tan sensible y potencialmente embarazosa.
  • Asegúrate de decirle que el abuso no es su culpa… Su hijo necesita restablecer una sensación de seguridad y protección .
  • Muestra a tu hijo un amor extra... Romper el silencio puede ser una experiencia aterradora y hacer que el menor se sienta extremadamente vulnerable. Es posible que su hijo tenga miedo de que el perpetrador le cause más daño, teme que no le creas y, que contándolo causará muchos problemas. Su hijo necesita saber  más que nunca que no esta solo y tiene su amor y apoyo incondicional.
  • Consigue ayuda profesional. Si sospecha que un niño está siendo abusado sexualmente, denúncielo. Desafortunadamente, solo alrededor de un tercio de los ataques sexuales son denunciados a la policía. Una de las razones principales por las que los jóvenes no le cuentan a nadie es el miedo. Es importante recordar que los perpetradores son hábiles en el uso de tácticas de miedo para manipular a las víctimas y evitar que denuncien el abuso.

No solo los padres sino todos los adultos deben estar atentos a las señales de advertencia de que un niño está siendo abusado sexualmente, ya que todos tenemos un rol primordial sobre su protección.

Estas señales de advertencia incluyen:

  • Cuando un niño evita ciertas situaciones con ciertas personas. Preste mucha atención a lo que sucede si su hijo está retraído, ansioso, asustado o nervioso con respecto a una persona en particular. Si su hijo ruega que no quiere pasar tiempo con un miembro de la familia en particular, investigue qué está causando esa fuerte reacción.

  • Miedo a dejar una configuración cómoda, como el hogar. Si su hijo comienza a preocuparse por dejar su zona de confort, esa es una fuerte indicación de que algo problemático está sucediendo en el exterior.

  • Cambios drásticos en el comportamiento de un niño. Los signos de comportamiento son algunas de las primeras señales de que algo no está bien y pueden indicar abuso sexual. No ignore los cambios obvios y repentinos. Preste atención a cosas como el estado de ánimo deprimido, la falta de higiene, los cambios en los hábitos alimenticios o el alejamiento de amigos y familiares. 

  • Retener información y ser más reservado. Si nota que su hijo se ha vuelto de repente muy introvertido y parece más retraído emocionalmente, investigue más a fondo para determinar qué está pasando.

  • Inseguridad de imagen corporal. Si nota que su hijo tiene muchas preocupaciones con respecto a la imagen corporal y está demasiado avergonzado sobre su cuerpo y, muestra signos de inseguridad, hable con él. Los perpetradores a menudo son duros y críticos con sus víctimas, y como resultado, los jóvenes a menudo sienten que no son atractivos.

  • Conocimientos sexuales inapropiados para su edad. Muy atentos a las expresiones y conocimientos sobre la sexualidad de nuestros hijos. Cada etapa del desarrollo conlleva unos conocimientos; si estos son inapropiados o fuera de lugar sospeche de donde puede haberlos adquirido… visualmente en ocasiones también los muestran el dibujos, sobre todo los mas pequeños (2 – 6 años).

Además de prestar atención a lo que está sucediendo con su hijo, observe estas señales de advertencia que pueden indicar que una persona que interactúa con su hijo es un posible perpetrador de abuso sexual infantil.

  • Actúa más como un compañero que como un modelo adulto . Esta persona puede cruzar los límites entrando en el espacio personal o social del niño, como compartir información de las redes sociales, jugar juegos en línea o llamar o enviar mensajes de texto a un niño.

  • Ofrece vigilar a su hijo por largos períodos o pasa mucho tiempo con el niño. Tenga cuidado si un adulto se ofrece como voluntario para cuidar a sus hijos de forma gratuita, incluso cuando no haya necesidad, o si esta persona invita a su hijo a pasar la noche fuera de casa sin una justificación clara.

  • Alaga a su hijo con regalos excesivos. Los perpetradores comprarán los regalos de las víctimas como un medio para compensar su silencio. Su hijo puede o no mostrarle estos regalos; si se los muestra, es probable que comiences a sospechar, pero si no lo hace y comienzas a observar los artículos que no conoces, pregúntales de dónde provienen.

  • Ignora los límites personales. Los perpetradores a menudo no prestan atención a las señales físicas y personales. Pueden tratar de abrazar, besar, tocar o luchar con un niño, e ignorar la resistencia del niño cuando intenta escabullirse.

  • Habla abiertamente sobre material sexualmente inapropiado. Los perpetradores a menudo cruzan la línea en las conversaciones sobre el sexo o el desarrollo sexual del niño. Estas conversaciones pueden incluso suceder delante del niño.

Como sociedad, proteger a nuestros hijos debe ser una prioridad. Es problemático pensar que hay personas que no quieren nada más que aprovecharse y dañar a los niños. Una de las mejores formas en que podemos garantizar la seguridad de nuestros hijos es establecer una línea abierta de comunicación con ellos. Desde una edad temprana, nuestros hijos necesitan saber que pueden compartir todo lo que les preocupen con nosotros y, que si alguien alguna vez los amenaza, deben decirlo para protegerlos… 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.