Al primer toque

En general, se cree que los hombres siempre están de humor para el sexo, sin considerar que su deseo tenga mucho que ver con sus relaciones o las circunstancias puntuales de su vida…

A diferencia de las mujeres, se supone que los hombres siempre “tienen ganas”, sin embargo, este estereotipo sobre la sexualidad masculina es completamente erróneo ya que el deseo sexual de los hombres es mucho más complejo. De hecho, en realidad tiene mucho que ver con la conexión emocional que los hombres tienen con sus parejas, lo que nos indica que, tanto hombres como mujeres son mucho más similares que diferentes en lo que respecta a los factores que predicen el deseo.

Los hombres también:

  • Quieren sentirse deseados La gran mayoría de los hombres desean que sus parejas muestren también su propio interés en el sexo y que sean ellas las que ocasionalmente lo expresen iniciando la actividad sexual. En otras palabras, parece que los hombres prefieren que sus parejas tomen la iniciativa con más frecuencia.
  • Quieren novedad y variedad La mayoría de los hombres en cuanto a su deseo sexual, resaltan que este es mayor cuando se involucran en actividades sexuales más emocionantes y espontáneas con su pareja. Particularmente les gusta el sexo que simplemente “sucede”, a diferencia del sexo que es muy planificado y rutinario.
  • Quieren una conexión emocional La mayoría de los hombres describen cómo la comunicación íntima es esencial para su deseo sexual. Les gusta la conversación íntima no solo porque a menudo conduce al sexo, sino también porque tiene la capacidad de hacer que este sea más significativo y memorable. Por el contrario, cuando los hombres dicen que carecen de una conexión emocional con sus pareja (como cuando están en medio de una discusión) pierden el deseo. En otras palabras, muchos hombres parecen necesitar una cierta cantidad de conexión emocional para disfrutar de una conexión física con una pareja a largo plazo.
  • Temen ser rechazados Dada la importancia de los hombres para sentirse queridos, no es sorprendente que sentirse rechazados sea el mayor factor para destruir su deseo. Cuando el rechazo se experimenta una y otra vez, no solo inhibe el deseo sexual, sino que también daña la confianza y la autoestima de los hombres porque comienzan a preguntarse qué pueden estar haciendo mal.

Por supuesto, además de los factores anteriores, los hombres también manifiestan que su salud física también importa, específicamente si se sienten mal o si desarrollan algún tipo de limitación física durante el coito.

Estas razones nos dicen que, contrariamente a la creencia popular que los hombres en las relaciones a largo plazo no necesariamente están perpetuamente “calientes”, sino que su deseo sexual es circunstancial pudiéndose ver afectado no solo por su salud física, sino por la salud de su relación.

Al hilo de esto también se despejan muchos estereotipos comunes sobre la sexualidad tanto de hombres como de mujeres. Por ejemplo, aunque se asume ampliamente que las mujeres tienen una mayor necesidad de sentirse queridas que los hombres, la realidad sugiere que la necesidad de sentirse deseado por otra persona es una experiencia fundamentalmente humana, no algo específico para los miembros de un grupo de género. Del mismo modo, aunque a menudo se presume que el sexo y la emoción están completamente separados para los hombres, en realidad parecen estar íntimamente entrelazados para la mayoría de los hombres.

Finalmente, corroboro por mi experiencia profesional en el campo de la sexología que la idea de que el deseo sexual es algo que los hombres y las mujeres experimentan de maneras fundamentalmente diferentes no es exacto y, añadiría más… decir que el deseo sexual de los hombres es “simple”, mientras que el de las mujeres es “complejo” es rotundamente falso.

La verdad del asunto, es que independientemente del género, el deseo sexual debe verse como una interacción de factores biológicos (nuestras hormonas y estado de salud) y psicosociales (cómo nos sentimos con nosotros mismos y con nuestra pareja). En este sentido, todos somos seres sexuales complejos… “muy complejos”.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.