Cenicientas del siglo XXI

Hoy en día si cabe con más fuerza, las preocupaciones sobre la apariencia y la delgadez llevan muchas adolescentes a restringir su dieta de una forma tan drástica e inútil que ponen en peligro su salud física y mental.

 

La población en general no es consciente del grandísimo problema que acarrea vivir en una sociedad donde estamos expuestos constantemente a una tendencia corporal: el desafío de la “dieta de la Cenicienta“, por ello no es de extrañar que tantas adolescentes estén insatisfechas con su apariencia, dada la dieta, el peso y los desafíos y tendencias del tipo de cuerpo.

Cuando las chicas intentan seguir tendencias como estas, no solo se sienten frustradas y desconformes con sus cuerpos, sino que además restringen su dieta de forma poco saludable y con muchas posibilidades de desarrollar trastornos de la alimentación, incluida la anorexia nerviosa o la bulimia.

Desarrollar las proporciones corporales de un personaje de ficción que se representa con unas formas corporales extremadamente pequeñas y cintura inalcanzable no solo son irreales, sino que también causan numerosas muertes.

Estas tendencias combinadas con el consumo de imágenes y los mensajes de los medios en las redes sociales de lo que debería ser un cuerpo femenino, pueden desencadenar comportamientos peligrosos incluyendo falsas dietas y restricción severa de alimentos entre otros.

Si actualmente tiene problemas con la imagen corporal, o las ha tenido en el pasado, es importante que reflexiones sobre tu problema, evalúes las consecuencias y que hables que tu familia para que pidan ayuda profesional.

De cara a los padres de hijos adolescentes, hay ciertos aspectos a tener en cuenta para ayudar y o evitar males mayores en este asunto que hoy tratamos:

  • Los padres aunque en ocasiones lo dudemos, somos el modelo más importante para nuestros hijos, por eso es importante valorar cómo hablamos de nuestra propia imagen personal o, si nos quejamos constantemente de ese molesto michelín que no podemos deshacernos de él…, porque ¿cómo pueden las adolescentes estar satisfechas con sus cuerpos si sus padres están constantemente devaluando los suyos?

  • Como en casi todo, una buena comunicación con nuestros hijos evitará tendencias peligrosas que podrían afectar su imagen corporal. Asegúrese de estar al tanto de estas tendencias y señale cuán absurdas son las metas.

  • Ayude a su hija a sentirse bien consigo misma, porque los adolescentes con autoestima positiva son menos vulnerables a los problemas de imagen corporal.

  • Ayúdale a desarrollar pasiones e intereses que no giran en torno a la apariencia con el fin de reforzar el mensaje de que la vida se trata de muchas cosas y que la felicidad no se debe ni se debe basar en el peso corporal o en un respecto de dibujo de ficción…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.