Cirugía vaginal

Una de las causas de que cada vez más mujeres decidan pasar por quirófano, es que en la actualidad cada vez son más las que deciden rasurarse el vello genital, lo que puede dejar descubierto ciertas algunas anomalías en dicha zona que en otras épocas no eran tan evidentes.

El perfil mayoritario de las mujeres que demandan este tipo de intervenciones, es de mujer soltera, entre los 20 a 45 años de edad. A través de la cirugía vaginal buscan lidiar con algunos complejos estéticos o molestias de diferente índole que les impiden desarrollar una vida sexual plena. Por lo general, estas mujeres no buscan mejorar su apariencia genital, si no recuperar una apariencia normal o reconstruir dicha zona anómala de su cuerpo.

Estas operaciones requieren de anestesia local y, si bien son del todo seguras, siempre conllevan cierto riesgo de infección si no se siguen las indicaciones posteriores a la intervención. Su recuperación suele ser rápida y con unas suturas mínimas que son prácticamente invisibles con el tiempo.

Dentro de los tratamientos posibles destacan los siguientes:

  • Clitoriplastia: Esta práctica conlleva una reducción del clítoris, generalmente producida por un excesivo desarrollo de esta parte a causa de ciertos trastornos endocrinos o debido al consumo de esteroides.
  • Eliminación de verrugas: Algunas infecciones como pueden ser el HPV u otro tipo de trastornos, pueden generar verrugas o lesiones en el área genital. Mediante el uso del láser, se consigue vaporización dichas lesiones sin provocar cicatrices visibles en esta zona.
  • Estrechamiento vaginal no quirúrgico: Mediante el uso de rellenos bio reabsorbibles, la mujer puede disminuir el diámetro de su canal vaginal sin someterse a un procedimiento quirúrgico más agresivo, lo que le permite un mayor contacto genital durante las penetraciones.
  • Himenoplastia: Esta técnica consiste en la reconstrucción del himen y, es muy demandada generalmente por causas culturales o religiosas.
  • Implante del vello púbico: Al contrario de lo que muchas mujeres jóvenes demandan y sobre todo en edades más avanzadas, la zona púbica con los años pierde densidad, por lo que a través de implantes de bulbos pilosos de la propia persona se puede rejuvenecer la zona.
  • Labioplastia: Un crecimiento exagerado de los labios menores, además de provocar un aspecto antiestético en la mujer, también puede conllevar dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales normales o incluso una micción correcta.
  • Lipoescultura del pubis: Consiste en una redistribución de la grasa de la zona púbica mediante lipoescultura láser, lo que proporciona a la paciente una armonía estética de esta área.
  • Lipofilling: Conforme la edad de la mujer avanza, el volumen de sus labios mayores se puede ver alterado, disminuyendo estos debido a una atrofia de la grasa que los componen; para subsanar este caso y así poder aumentarlos de volumen, se realiza una inyección de grasa que se obtiene previamente de otra zona de la propia paciente.
  • Reconstrucción perineal: Unas de las consecuencias provocadas por los partos difíciles o diversos traumatismos; la zona perineal (entre el ano y el inicio de la vulva) puede verse agrandada o, todo lo contrario. A través de esta técnica quirúrgica o con láser de CO2, se reconstruye toda la zona afectada.
  • Reducción de los labios menores o del abultamiento del pubis: A través de estas técnicas las pacientes desean corregir ciertas cicatrices de episiotomía, la reconstrucción de su himen, el aumento de sus labios mayores e incluso un rejuvenecimiento vaginal tras los partos.
  • Toxina botulínica en el tratamiento del vaginismo: El vaginismo constituye una contractura anormal de los músculos perivaginales durante las relaciones sexuales, más concretamente durante la penetración vaginal, haciéndola dolorosa y en ocasiones inaccesible. A través de la toxina botulínica aplicada en dichos músculos, se consigue que esta se relaje muscularmente permitiendo las relaciones sexuales completas y satisfactorias.
  • Vaginoplastia más corrección de la incontinencia urinaria: Esta intervención quirúrgica conlleva el estrechamiento o alargamiento de la vagina para tratar ciertos tipos de problemas urinario, como la colocación de una malla anti-incontinencia.
{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.