Como crear a un Psicópata

A medida que se pone en marcha los mecanismos de análisis en la dinámica psicológica que provoca la crianza de nuevos psicópatas se valoran detalles específicos tales como el ambiente cultural y la genética heredada…  Aquí está mi receta de ingredientes clave:

  1. La alienación

Los seres humanos somos “animales tribales. Durante miles de años, vivimos en sociedades muy cerradas, cooperativas donde los individuos raramente permanecían solos. La identidad tribal motiva a las personas a sacrificarse por el bien colectivo. En marcado contraste, la sociedad moderna priva a la gente de que el sentido esencial de la conexión o pertenencia. Nuestra actual atomización tecnológica “embrutece al espíritu humano”, llevando a las personas en muchas ocasiones a la deriva, a sentir que sus vidas no tienen sentido y, pensar que son un ser superfluo.

Esta alienación social está produciendo tasas muy elevadas de epidemia de depresión y suicidio. Pero también ayuda a la ubicación de nuevos psicópatas en escenarios itinerantes donde les vemos mostrar la máxima expresión de la alienación maligna: Abrazando el nihilismo, el asesino encuentra simbólicamente sentido a través de destruirse no sólo a sí mismo, sino también el orden social que le rechazó y lo humilló.

Esta sociedad actual se “fusila en masa” a cualquier rebelión contra una cultura condenada como tóxica. La gente “normal” por lo demás encajan a la presión cuando se ven empujadas al punto de ruptura dentro de la configuración de colectividad, militarizadas y despiadada.

Un ejemplo de esto se vive en los entornos institucionales opresivos plagados de vigilancia, horas extras no pagadas, y los rituales de despido humillantes y degradantes… en las escuelas, por su parte, son a menudo brutales lugares donde los estudiantes se someten a un tormento crónico de bullying y de odio donde la alienación se convierte en más endémica y donde los más débiles se rompen.

  1. La falta

Excepto en la guerra, está mal visto que las personas se transforman de repente en máquinas de matar. Muchos de estos jóvenes tienen una infancia turbulenta, marcada por el abuso, la negligencia paterna, la ansiedad severa y el fracaso escolar (suelen abandonar la escuela en las primeras etapas).  

  1. El derecho

El fracaso debe ser percibido como injusto…el nuevo psicópata o el asesino moderno (lobos solitarios) de masas, tienden a ser especialmente y socialmente conservadores, con conciencia de clase y, obsesionados con el poder y estatus. Sin embargo, en nuestro mundo cada vez más fragmentado, alienan una alta tensión, reconociendo que se encuentran en una trayectoria sin salida y que sus aspiraciones de clase no se realizarán, produciendo en ellos una profunda decepción, vergüenza personal y, en última instancia, la desesperación. Para reducir la disonancia cognitiva, que necesita alguien a quien culpar.

  1. Proyección

En el momento en que explota, el asesino psicópata ha acumulado una enorme amargura. Se siente injustamente victimizado. A través de una lente de escasez, que percibe la gente con menos méritos como que les han robado sus oportunidades, su derecho a la felicidad. Aquellos que son percibidos como no merecedores incluyen típicamente de menor estatus o grupos socialmente estigmatizados, como las personas de color, mujeres, minorías sexuales o los inmigrantes.

  1. La masculinidad

Los asesinos itinerantes son extremadamente raros (haciéndolas imposibles de predecir). No todos cogen un rifle de asalto y se “tiran” a la calle, pero los que lo hacen son invariablemente masculinos. Las mujeres son más propensas a culparse a sí mismas por su miseria.

En contraste con este giro hacia el interior, muchos jóvenes consideran la violencia contra los demás, como una forma de ganar estatus y respeto. Nuestra glorificación cultural de la violencia masculina se evidencia por la enorme popularidad en primera persona. Después de todo, somos los buenos, protegiendo el mundo contra el mal. A medida que los niños crecen, “se enteran de que tienen derecho a sentirse como un hombre de verdad, y que tienen el derecho de aniquilar a todo el que se opone a esta sensación de derecho.” En la producción cinematográfica, por ejemplo todo esto está cuidadosamente planificado y organizado, y este tipo de comportamientos se hace viral, incluso se propaga por diversos sitios web, manifiestos y fotos en línea que ayuda a propagar y perdurar en el imaginario cultural de jóvenes amargados,  apoderándose del bajo potencial y alimentando la recuperación de la violencia;  lo que les permite extraer venganza por una letanía de males tanto reales como imaginarios. Incluso con más fuerza, la violencia ofrece el atractivo de la inmortalidad: Acumula suficientes cuerpos muertos, y te conviertes en famoso. Tú ya no es un don nadie; tú es un guerrero….

  1. La ideología

Para convertirse en un guerrero, uno necesita una causa. No hay escasez de hombres jóvenes alienados como carnaza, criados con una dieta de “derecho masculino” y que consideren que han sido tratados injustamente. En la era de Internet, tales hombres pueden retirarse simultáneamente de la humanidad social tal y como la conocemos y, concentrarse en comunidades con ideas afines a su rabia difusa, donde pueden encontrar un foco de causa.

La reducción de todo este mundo promueve la auto-imagen del asesino como un heroico guerrero luchando contra las fuerzas del mal. El terrorista llama a esta violencia como la necesidad humana de significado… fanáticos desplegados para sembrar el caos y el miedo a su alrededor como una llamada a las armas para defender un mundo idealizado contra la amenaza percibida por un “Otro” demonizado. Ideológicamente motivados como asesinos mártires narcisistas, asesinos que se aferran a sus ideologías adoptadas como justificación para el derramamiento de sangre. Lo que hace que el ascenso de la retórica extremista sea tan peligroso, es esta capacidad para activar el solitario alienado.

Existe una relación directa de causa y efecto es fácilmente observable: Donald Trump arroja pestes contra los musulmanes, y en poco tiempo los ataques contra los musulmanes estadounidenses aumentarán. Las figuras públicas pueden producir al azar violencia de lobo solitario a través de demonizar repetidamente un grupo externo, manteniendo al mismo tiempo negación plausible de responsabilidad…

  1. El contagio

A finales del siglo 18 en Alemania, varios grupos de hombres jóvenes podrían ser vistos paseando con idénticos trajes de frac azul, pantalón amarillo y botas altas. Estaban imitando Werther, el héroe romántico de la novela sensacional de los dolores de Werther, en la que el protagonista se suicida por un amor no correspondido. Culpado por una ola de suicidios de imitación entre los impresionables y enfermos mentales, la novela fue prohibida en Italia y Dinamarca.

Esta denominada Fiebre Werther es un ejemplo de lo que ahora referimos como una “Cultura Web”, una idea, una moda o el comportamiento de transmisión viral de persona a persona que a menudo corre a través de los medios de comunicación y, adquiere una vida propia propagándose como la peste.

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.