Crisis de dos

Factores que afectan a las parejas y que pueden explicar el gran porcentaje de rupturas o conflictos sentimentales actuales.

 

  • Aceptación del instinto sexual humano.

  • Cambio de valores sociales y culturales.

  • Deseo de experimentación de ambos sexos.

  • Egoísmo e individualismo.

  • El cambio en el modelo de familias y la entrada de la familia mono parental.

  • Exceso de necesidad de auto-realización en diversas áreas de la vida.

  • Expectativas muy elevadas respecto a la pareja y la relación.

  • Independencia económica y cultural de la mujer: adiós a la sumisión y represión.

  • Intolerancia al sufrimiento del otro/a.

  • Intolerancia al sufrimiento propio o de un mal momento en la pareja.

  • La pareja ya no es una seguridad económica y emocional imprescindible.

  • La sociedad proporciona otras opciones para ser felices: gran repertorio de actividades lúdicas y estilos de vida como los “singles” o grupos de amigos.

  • No tanta idealización de lo que en realidad es una pareja.

  • Oportunidades de conocer a otras personas a través de nuevas tecnologías

  • Progresiva aceptación social de las separaciones como “algo natural”.

  • Satisfacción inmediata de deseos y expectativas.

  • Ventajas y facilidades legales y económicas cada vez más amplias para separarse.

Sin embargo, hay otras parejas que se “deberían separarse” por el grado de sufrimiento y malestar que tienen y no lo hacen y, estas son algunas de las causas:

 

  • Amarse todavía.

  • Baja autoestima.

  • Dependencia económicamente del otro.

  • El qué dirán.

  • La gran inversión que se ha hecho en la relación: emocional, económica, proyecto de futuro, etc.

  • La historia común.

  • Miedo a la soledad.

  • Miedo a la vejez, enfermedades.

  • No aceptar el fracaso.

  • No disponer de proyecto vital.

  • No poder contrastar la relación con otras tenidas.

  • No tener estrategias de autonomía.

  • No tener oportunidades de relacionarse y conocer a otras personas.

  • No tener una tercera persona “a punto” para sustituir la pareja y evitar el sufrimiento.

  • Pensar que con otra persona, pasará lo mismo.

  • Pensar que pareja = felicidad y que no se puede ser feliz sin pareja.

  • Pérdida de estatus económico o social.

  • Pérdida entorno: familiares, amigos.

  • Problema de vivienda.

  • Renuncia a ser feliz.

  • Repercusiones a terceros: especialmente los hijos.

  • Ser compañeros de trabajo y que uno de los dos tenga que dejarlo.

{ 1 comment… add one }

Leave a Comment

  • Teresa 21 diciembre, 2018, 7:38 am

    Una ayuda de gran estima la que proporcionas Tony Crespo. Un abanico de circunstancias que ayudarán en la reflexión.

    Reply
Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.