El pan nuestro

La ansiedad es una bestia caprichosa, que puede interferir nuestros quehaceres en cualquier momento del día y, quebrar nuestras relaciones sociales.

Las personas que suelen sufrir ataques de ansiedad, llegan a un punto donde entran en una espiral en la que temen relacionarse con otras personas que no conocen, por el “¿qué van a pensar de mí?”.

Estas personas tienen una imagen en su mente acerca de cómo desean ser percibidos y, así se inicia el análisis de su comportamiento para ver si coincide con su “yo ideal” percibido; cuando este no coincide, empiezan a preocuparse de tal manera, que se sienten tan abrumados por las cosas que están haciendo mal, que apenas se pueden articular palabra.

Una de las principales medidas que suelen ayudar en estos casos son: el conocimiento y la aceptación de estar ansioso y, como no, las medidas adoptar para controlar esa ansiedad.

La ansiedad es una respuesta fisiológica natural y, aunque puede llegar a ser un inconveniente, no hay nada que temer.

Abrazar el hecho de que usted tiene ansiedad, puede ser la liberación, porque separa la ansiedad de la situación y, a su vez le permite ver la situación como algo retirado del pánico.

Ese posicionamiento exige el reconocimiento de su propia unidad y, como “yo”, soy capaz de esforzarme más allá de esa unidad separada.

Por ejemplo, a veces tendrá que pensar en ejercer su propia “voz segura” sobre la ansiedad que para usted se ha convertido casi en un hábito a obedecer.

El punto que estoy tratando de explicar es el hecho de que usted tiene ansiedad y que está bien sentirse de esa manera, ya que nos va a dar más libertad y dominio sobre ella en el momento que el nerviosismo que se siente intente apoderarse de usted.

Sé lo que se siente al ver a las personas que parecen no tener ningún tipo de problema con la ansiedad, sus “lenguas” están sueltas y dicen que “todo está en su mente” con aparentemente rotundidad, y nada más lejos de la realidad…

Yo sé, por mi experiencia profesional, que este trastorno puede ser paralizante y derivar en algo más grave si no le ponemos remedio. Puede parecer increíblemente liberador el poder vencer esta patología y seguir adelante con nuestras vidas, llevando nosotros las riendas de ella… ahora tú, tienes la decisión.

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.