El vino caro sabe mejor

Un nuevo estudio explica por qué creemos que las cosas más caras deben ser mejores.

Si te doy dos vasos de vino y le digo que uno cuesta 50€ por botella y el otro 10€, ¿cuál es más probable que digas que sabe mejor? Como muchos estudios han demostrado, el vino de 50€ probablemente gane la prueba de sabor, y eso es cierto incluso si ambos vasos son realmente el mismo vino. Un nuevo estudio de imágenes  cerebrales  muestra que esto es más que una cuestión de preferencia: nuestro cerebro está conectado para caer en la trampa.

Los voluntarios del estudio primero mostraron botellas de vino con los precios claramente marcados, y luego se les dio una pequeña cantidad para beber mientras estaban en un escáner de resonancia magnética. Para cada vino, se les pidió que calificaran el sabor en una escala de nueve puntos. Los precios del vino mostrados a los participantes oscilaron entre 3€ y 18€ (el equivalente a alrededor de 4€ a 22€), pero en realidad, todo el vino era el mismo y costaba alrededor de 14€.

Como se predijo, los voluntarios calificaron el vino supuestamente de mayor precio como de mejor sabor que el vino supuestamente más barato. La resonancia magnética mostró que cuando se realizaron las evaluaciones, dos partes del cerebro de los voluntarios experimentaron una mayor actividad: la corteza prefrontal medial y el cuerpo estriado ventral. Eso es importante porque esas dos áreas están especialmente involucradas en la evaluación de las expectativas y la búsqueda de recompensas. Cuando vemos un precio más alto, nuestro cerebro vincula el precio a una mayor expectativa de recompensa, lo que cambia nuestra percepción, en este caso, el gusto.

En última instancia, el sistema de recompensa y motivación nos juega un “truco” o mejor dicho “efecto de comercialización de placebo” debido a su similitud con el efecto placebo médico bien demostrado. Si alguien piensa que una pastilla aliviará su dolor, hay una alta probabilidad de este mejor incluso si la píldora no es más que azúcar. Se está jugando el mismo tipo de truco mental: una expectativa de alivio del dolor está relacionada con lo que creemos saber sobre la píldora, al igual que la expectativa de un mejor sabor está relacionada con lo que creemos saber sobre el vino.

La misma dinámica se aplica a cualquier cantidad de cosas que evaluamos todo el tiempo cuando una diferencia de calidad está sujeta a nuestra percepción. 

En resumen…: no olvides mantener un saludable escepticismo preparado, y recuerda que tu cerebro es cómplice del engaño.

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.