Fantasías Sexuales

Las personas podemos tener fantasías sexuales sobre una misma actividad, pero la forma en que se pueda llevar a cabo, no necesariamente va a tener la misma intensidad para una persona u otra.

 

Por ejemplo, si dos personas que tienen fantasías sexuales sobre un trío describieran esa fantasía en detalle, muy posiblemente tuviesen poco parecido entre sí, más allá del número de participantes involucrados.

Una persona por ejemplo, podría describir ese escenario y ser ella o él, el centro de atención manteniendo relaciones sexuales con dos personas de su entorno; por el contrario, otra persona podría desear un trío con dos desconocidos en el que todos participaran por igual.

Esta variabilidad en el contenido de la fantasía es un reflejo de nuestra tendencia a construir fantasías sexuales que satisfagan nuestras necesidades psicológicas únicas.

Muchas de las fantasías sexuales que proyectan las personas derivan de la excitación del pensamiento de que su pareja tenga sexo con otra persona. Por ejemplo, la mayoría de las personas hablaban sobre querer ver a su pareja tener relaciones sexuales con otro hombre u otra mujer, además, algunos (no todos) en los escenarios incluyen elementos sados, en una posición o actividad sexual muy específica y, otros están centrados sobre cuánto placer esta recibiendo su pareja.

Algunas de estas fantasías sexuales suelen estar vinculadas a algunos de los rasgos de su personalidad.

Los hombres al contrario que ocurre con las mujeres, suelen tener un mayor sesgo en el rasgo de Big-Five personalidad de agradabilidad (un rasgo que implica que muestran gran cuidado y preocupación por los demás) haciendo hincapié en la importancia de ver a su pareja recibir placer sexual durante sus fantasías sexuales.

También muestran un rasgo más alto en la búsqueda de sensaciones sexuales (rasgo que implica tener preferencia por actividades sexuales emocionantes y arriesgadas) como la importancia del sexo sin condón, o fantasías de infidelidades.

Por lo general a los hombres con una orientación socio-sexual sin restricciones (es decir, a aquellos que les resulta más fácil separar el sexo de la emoción) no les importa con quién este teniendo relaciones sexuales su pareja, mientras que aquellos con una orientación restringida (es decir , aquellos que ven el sexo y la emoción de la mano) suelen matizar con quien quieren que estén sus parejas mientras practican sexo.

Estos matices nos indican que existe una relación entre lo que nos excita en nuestras fantasías sexuales y, los rasgos de personalidad y el contenido de la fantasía preferida, siendo una función única de nuestras necesidades psicológicas.

En resumen, nuestras fantasías sexuales nos dicen algo importante sobre quiénes somos y, aquí sin distinción de sexos.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.