Fortaleza mental

Cuando hablamos de fortaleza, generalmente pensamos en un cuerpo bien definido y musculado, pero… ¿alguien piensa en lo realmente importante que es la fortaleza mental?

 

Un emperador romano, Marco Aurelio escribió “Comience cada día diciéndose a sí mismo; Hoy me reuniré con la interferencia, la ingratitud, la insolencia, la deslealtad, la mala voluntad, y el egoísmo …”

Quizás esta frase sea premonitora y nos prepare para que nada nos sorprenda y, así poder estar preparados para lo que este por venir.

La compra de un seguro de vida por ejemplo, no significa que quieres morir, sino que de manera realista, reconocer que puede suceder y que quieres estar preparado. La idea general de este método, es que si estás preparado, nada te sorprenderá y no te sentirás frustrado.

Cuando somos irrealmente optimistas, o nuestras expectativas están totalmente fuera de nuestro alcance, nos frustramos y nos deprimimos. Pero al pensar en lo que podría ir mal en cualquier situación, nos preparamos mentalmente para ello y nos mantenemos en jaque.

Como decía Séneca “Lo que es bastante inesperado, es más aplastante en su efecto, y lo inesperado se suma al peso de un desastre…” es decir, debemos contemplar los acontecimientos de antemano, y proyectar nuestros pensamientos imaginando cada revés concebible para que podamos fortalecer nuestra mente para hacerles frente o, como decimos hoy en día, para desarrollar Resistencia Psicológica de cara a la adversidad.

Exponiéndonos a pequeñas dosis de estrés de una manera controlada, se puede construir defensas más fuertes y llegar a ser menos vulnerables cuando nos enfrentemos a un problema de la vida real.

La resistencia psicológica tiende a “generalizar”, por lo que incluso las situaciones que están previstas, pero no directamente ensayadas, pueden ser experimentadas como menos abrumadoras siempre que una amplia variedad de otros factores adversos haya sido anticipados.

Centrándonos en lo que la vida nos puede deparar, también podremos reconocer todo sobre lo que tenemos poder de cambiar, y así sabremos lo que tenemos que hacer a continuación.

Si piensas que puedes controlar los resultados, la realidad terminará abofeteándote y te permitirá saber quién manda. Esto te hará sentirte enojado contigo mismo y enfadado con el mundo, o lo que es peor, dándote por vencido.

El mundo es un lugar muy grande y, la vida es larga o corta, según se mire; pero cuando lo vemos todo en una escala de grises nos olvidamos de ello… Así que quizás, el secreto está en dar un paso atrás y mirar un poco desde la distancia, ya que muchas de las ansiedades son superfluas; no son reales, sino criaturas de nuestra propia fantasía y, podemos librarnos de ellas dejando de un lado esos pensamientos negativos que invaden nuestro día a día mirando más allá.

Imagínate a ti mismo viéndote desde el cielo… ves lo pequeño que eres en comparación a la ciudad donde te encuentras y, lo pequeña que es la ciudad si la comparas con el país y, lo pequeño que es el país si lo comparas con el mundo y, el mundo es sólo un pequeño punto azul en la galaxia…

Esto no quiere decir que eres insignificante sino que no debes quedar atrapado en tus interpretaciones de los acontecimientos, ya es probable que estés confundido acerca de lo que estaba bajo tu control.

Cuando vemos los problemas en una perspectiva más grande podremos verlos como una ilusión de enfoque y, así mantenernos mentalmente fuertes bajo una presión más intensa.

{ 1 comment… add one }

Leave a Comment

  • Maria 17 febrero, 2019, 7:45 am

    Perdí unos meses de mi vida, para darme cuenta que tenía que cambiar la manera de pensar, y no dejar que me afecte, simplemente mirando desde otra perspectiva…….no es fácil, sigo entrenando. Me falta mucho para aprender. Gracias

    Reply
Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.