Hablemos de sexo

Me siento frente a mi ordenador y leo un correo electrónico de una madre aterrorizada porque en el colegio, uno de los otros niños de la clase de su hija de 10 años, le mostró una foto de una hombre desnudo en su móvil. La madre habló con su hija sobre el incidente y descubrió que el hombre de la imagen en el móvil no solo estaba desnudo, sino que también tenía dos penes en la boca. El incidente no solo aceleró una conversación sobre el sexo, sino que también demostró que en una hera en la que muchos niños aprenderán sobre el sexo a través del porno, “la conversación” debe abordar ambos temas (sexo y pornografía).

La madre estaba perdida, sin contexto para discutir lo que su hija había visto hasta el punto de decirme:

“Estoy desesperada porque esta sea su primera referencia al sexo y la sexualidad… Simplemente no sé cómo lo procesará su mente de 10 años “.

La preocupación de esta madre es común. Nuestra sociedad muestra dificultades a la hora de hablar a los hijos sobre el sexo. Los padres se sienten confundidos acerca de cuándo tener la temida “charla sobre sexo” y, a menudo esperan hasta que los niños ya hayan estado expuestos a ideas y posiblemente a imágenes sexuales a través de sus compañeros u otros medio de difusión. Los psicólogos y los educadores sexuales argumentamos que la charla de hecho, debe ser una conversación que comience en los primeros años de preadolescencia.

En este tema estimo que algunos centros escolares tienen una nueva visión al efecto, sobre lo que el porno supone para los adolescentes. En mi última charla los jóvenes hablaron de como habían estado expuestos a imágenes pornográficas desde su niñez y, como resultado de esto, planteaban dudas importantes sobre el sexo.

“P”, un adolescente de 13 años a quien no se le había explicado nada del sexo dijo: “no fue solo porno, sino imágenes en directo en diferentes chats, y otras redes sociales lo que me confundió sobre mi sexualidad”, y como ella relataba en su explicación de lo percibido en esas imágenes y vídeos… “Si la chica del vídeo lo hace y quiere, entonces tal vez la mayoría de las chicas lo quieran...”.

En los años 90, revolvíamos revistas de Playboy escondidas bajo los colchones o, nos quedamos despiertos hasta tarde viendo el casi intuitivo porno del canal codificado, pero hoy día los niños y niñas tienen una gran cantidad de oportunidades para entrar a Internet y encontrar imágenes pornográficas que pueden ser confusas. En resumen, si pensaste que podrías retrasar la charla, hasta que tu hijo o hija fuese mayor, Internet ya te ha vencido…

Entonces, ¿cómo navegan los niños alrededor de este material y, cómo encontramos maneras de hablar con nuestros hijos sobre el sexo?

Un excelente recurso para las primeras charlas sexuales con nuestros hijos consiste en proporcionar un lenguaje accesible, incluso con humor y, hablar sobre sexo y género sin definir demasiado en el.

Como sexólogo y padre, creo que es importante que la conversación sobre el porno sea simplemente una pequeña parte de la conversación en curso sobre sexo y el consentimiento. Esto no significa abrumar a nuestros hijos e hijas con más información de la que están pidiendo, sino dándoles poder con un lenguaje alrededor de sus cuerpos, conocimiento sobre el consentimiento y cómo negociar el contacto con amigos/as, para saber decir “no” cuando nos estén “forzando” hacer cosas que no deseen y, al mismo tiempo enseñarles al que recibe ese “no” que debe respetar la postura del otro/a.

Si su hijo ve una imagen pornográfica y tiene una relación basada en la confianza en la que puede hablar sobre los cuerpos desnudos, no se avergonzará e incluso es probable que le hable de ello y le haga preguntas. Si usted no está listo para hablar sobre eso o si lo toman desprevenido, siempre está bien decir: “Esa es una pregunta realmente importante. ¿Podemos hablar de eso esta noche cuando lleguemos a casa?…”.

Si vamos a hablar con nuestros hijos sobre pornografía, es importante que nos preguntemos cómo definimos el porno. En los términos más básicos, el porno es la manifestación fría del sexo. Este sexo que está explicito se puede presentar en una película que es “suave” o “no tanto”. Podría haber consentimiento activo y placer manifiesto en la película, o podría ser más de lo que yo llamo “sexo rápido”, que tiende a captar más de una fantasía social percibida de lo que creemos que debería ser el sexo. Así como las personas miran películas de acción en las que las personas escalan edificios y saltan de un techo a otro, el porno también puede involucrar a actores que realizan lo que podría llamar “acrobacias poco realistas”. En otras escenas de porno, las parejas y los orgasmos reales y el placer auténtico.

Antes de hablar sobre pornografía, compruebe su propio sesgo personal y sus sentimientos sobre el medio e intente contextualizarlo por completo y, valore es esa conversación sobre sexo que:“A los adultos les gusta involucrarse en el tacto y el placer que sienten bien en los cuerpos adultos y en las mentes y, en las mismas emociones, mientas que los niños tienen diferentes maneras en que comparten “afecto” que trasmiten a través de sus cuerpos y sus cerebros;  como chocar las palmas, abrazar,  o besarse amistosamente…”.

¿De qué manera podría preguntarle a su amigo si le gustaría un abrazo o recibir afecto y tacto de usted?

Recuerde que a veces las personas no quieren un abrazo o un beso, e incluso un choque de palmas. A veces no quieren que los toquen y siempre estará bien decir: no gracias… no siento ganas de tocarte en este momento. 

Lo que esta madre nos pedía no es más que un apoyo, una forma de romper el ciclo de enterrar experiencias como esta en un vergonzoso silencio. Ella está dando el primer paso para buscar conocimiento y admitir que estamos fuera de nuestra zona de confort de nuestros hijos y, si, puede parecer un lugar aterrador, pero creo que a través de la educación imparcial y la escucha activa sin prejuicios, sumado a no tener miedo de tener estas conversaciones difíciles, puede hacernos cambiar la forma en que nuestra cultura hable y perciba el sexo y la pornografía.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.