La vocecilla interior

Siempre ha habido un intenso debate sobre la salud mental de los jóvenes y la necesidad de abordar las dificultades antes de que lleguen a niveles considerados como crisis. Sin embargo, los padres y otros profesionales como sus propios profesores que suelen estar en contacto continuo con los jóvenes, pueden pasar por alto señales claras atribuyendo falsamente esos indicios al “desarrollo infantil típico”.

Una de las consideraciones más importantes (dado que la mayoría de los jóvenes acudirán a estos profesionales en primera instancia, pero no a profesionales de la salud mental, que sería lo correcto) es la “llamada a la acción” para que los médicos de atención primaria se formen sobre los avances en detección, diagnóstico y tratamiento de la depresión.

Me gustaría citar algunos consejos para padres dada la necesidad de una intervención temprana con respecto a la prevención del suicidio, tema que en muchas ocasiones me han solicitado.

  • Tenga en cuenta las señales de advertencia. El suicidio tiende a ser más probable entre los grupos de alto riesgo, es decir, aquellos que están lidiando con un problema de salud mental, individuos con antecedentes traumáticos o, aquellos con antecedentes familiares de suicidio. Para mejorar los esfuerzos de prevención resulta necesario estar familiarizado con algunas de las señales de advertencia. Si nota que su hijo o hija expresa pensamientos sobre su deseo de morir, esta sintiendo que no tiene motivos para vivir e incluso buscando información sobre métodos suicidas a través de webs, busque ayuda profesional de inmediato.

  • Obtenga ayuda para su hijo. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud mental si le preocupa que pueda tener tendencias suicidas o si el niño ha expresado pensamientos suicidas. Buscar ayuda es muy importante para comprender qué es lo que subyace en esos pensamientos y, con el fin de desarrollar un plan de tratamiento, ya que el riesgo de suicidio se asocia comúnmente con una afección de salud mental como la depresión.

  • Incrementar el control sobre el menor. Si su hijo parece estar deprimido o ausente o, expresa pensamientos que le parecen extremos, es importante aumentar el control del comportamiento de este. Cree oportunidades para interactuar con su hijo con frecuencia y pase tiempo junto a él para evitar el aislamiento.

  • Sea un oyente activo. Cuando su hijo hace comentarios sobre “no querer vivir” o amenaza con suicidarse, es importante tomarlo en serio. Tómese el tiempo para escuchar a su hijo y estar abierto a escuchar sus preocupaciones. A veces puede ser fácil ocultar los problemas debajo de la alfombra asumiendo que estos desaparecerán con el tiempo. Desafortunadamente, para los niños y adolescentes que plantean dificultades para afrontar los problemas de la niñez no es tan sencillo. Escuche sus preocupaciones e infunda la esperanza de que esta ahí para ellos y que junto a los profesionales adecuados van a vaciar ese enorme peso de su “mochila”…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.