Malabares

“El pasado representa el viaje que nos trajo aquí hoy, mientras que el futuro retrata las aventuras desconocidas que todavía tenemos que emprender. Uno puede darnos sabiduría mientras que el otro puede darnos esperanza”

El pasado y el futuro pueden agregar sabor a nuestra vida, siempre y cuando los usemos para enriquecer nuestro presente en un acto de equilibrio. Tu no necesitas dejar ir el pasado completamente o, privarte de la esperanza que viene con creer en un futuro mejor. Sólo tienes que ser consciente y asegurar que el pasado y el futuro no te impidan vivir el presente; quiero decir, vivirlo verdaderamente.

  1. Aprender y perdonar

No olvides de dónde viniste. Todo lo que has pasado para estar donde estás hoy. Tus raíces, tu crianza, tu familia, todo esto son parte de lo que eres. Así que saborea los tesoros de tu pasado que te han traído a este día de hoy. Recuerda los éxitos que has logrado y los desafíos que has superado, como has evolucionado y como has crecido resultado de esto. Mantén lo que te sirve en tu memoria y dejar ir lo que no.

En cuanto a los errores y fracasos, asegúrate de aprender de ellos. Poséelos, pero no te detengas en ellos ni por ellos, sólo reconócelos como escalones en tu camino hacia el crecimiento y el desarrollo y, si encuentras que no tienes nada de qué estar orgulloso, o que los errores cometidos en tu pasado son todavía inquilinos de tu presente, entonces usa el pasado para mejorar tu vida, para crear en el presente una vida de la que te sientas orgulloso y, hacer buen uso de esos errores convirtiéndote en una mejor persona a causa de ellos.

Todo está en la historia que nos contamos a nosotros mismos. Así que asegúrate de decirte que hiciste lo mejor que pudiste en ese momento. Y si no lo hiciste, perdónate a ti mismo. Y utilizar el pasado como un recordatorio para no dejarse caer de nuevo. Pero hazlo con amor, con compasión, con mucha compasión.

  1. Sueña, crea y, ten esperanza

El amor mueve las montañas, pero también lo hace la esperanza., así que desea un futuro que puedas esperar. Sueña con eso, imagínalo, ábrete a la posibilidad de descubrir cosas nuevas que aún no has explorado, de ampliar nuevos horizontes. Como dicen, nunca es demasiado tarde para ser quien quieras ser. Este mundo está lleno de posibilidades y abrazar eso, hace que nuestro presente sea mucho más emocionante. Sabiendo que lo que estamos construyendo hoy puede traer frutos en el futuro aún más dulces de lo que podríamos imaginar.

Si el presente se oscurece a veces, recuerda que esto también pasará. Aférrate a la esperanza de lo que el futuro puede darte y, cree que tendrás algo mejor para ti. Que tu vida va a mejorar y que tú tienes el poder de hacerlo mejor, siempre y cuando estés dispuesto a trabajar para ello.

  1. Vive

Lo más importante, vive tu presente. Los recuerdos dulces del pasado y los sueños esperanzadores sobre el futuro son maravillosos, pero hoy es el punto de ruptura. Lo que hagas hoy determinará tu futuro, así como hoy se convertirá en el pasado que recuerdas acerca del mañana. Así que no lo tomes a la ligera. Sueña, sí, pero actúa en esos sueños… crea, construye y conquista.

Así como escucho canciones antiguas en la radio de mi coche, seguiré pensando en el viaje que emprendí una vez con despiadado abandono. Un viaje que me trajo aquí hoy. Y espero y deseo un viaje aún más brillante en el futuro. Uno lleno de aventuras lejanas que todavía tengo que experimentar. Voy a recordar y voy a soñar. Pero ni el pasado ni el futuro me impedirán terminar en un estado inigualable de felicidad que sólo se puede experimentar hoy.

Deja que el pasado sea tu maestro y el futuro la posibilidad siempre esperanzadora que te mantiene en marcha.

 

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.