Mascletá de F@llas

Como buen valenciano que soy, no podía dejar pasar la oportunidad de hacer un post sobre “Valencia en Fallas”; quizás porque el embriagador olor a churros y pólvora que en estas fechas se puede sentir a través de nuestras pituitarias, y que trasladan a la mente de los valencianos y de las personas que en estos días visitan Valencia que ya hemos estrado en la primavera… y como la primavera la sangre altera, que mejor que hacerlo practicando sexo, pero eso sí, sin caer en la monotonía. Por eso te voy a invitar a conocer un montón de posiciones sexuales para que puedas disfrutar de un buen “castillo de fuegos artificiales” sin moverte de tu casa… por que recuerda que una sexualidad sana también es fuente de salud y, una pareja con creatividad y que innova además de amarse, se ríen juntos…

A continuación, te voy a explicar algunas de las posiciones sexuales que puedes ir poniendo en práctica según más se adapte a ti con el fin de conseguir y hacer que tu pareja consiga el máximo placer.

Alineación Perfecta:  Esta postura es ideal para las mujeres a las que les cuesta llegar al orgasmo y necesitan una estimulación muy directa del clítoris y los labios vaginales. Con ella el hombre puede acariciar los glúteos de su compañera, e introducir sus dedos en el ano de ella.

Andromaca: En esta posición ella dirige el ritmo de la penetración sentada sobre su pareja, permitiéndole relajarse y observarla encima de él. Las manos de ella pueden tocar el pecho de él o tomar su pene como en la masturbación para aumentar el placer de ambos.

Aspas del Molino: La mujer se tiende de espaldas con las piernas abiertas, en esta posición sexual, la penetración permite que aumenten las sensaciones ya que el clítoris y los labios vaginales están en pleno contacto con la pelvis y los alrededores del pene del compañero.

El Antílope: O más conocida como “perrito“… Con los dos en posición de cuatro, permite la comodidad del hombre para tocar el clítoris o el ano de su compañera, además de variados movimientos que dan la posibilidad de que la mujer tome con una mano los testículos del hombre.

El Espejo: La mujer se haya de espaldas, eleva sus piernas y deja que él las sostenga arrodillado, mientas este se apoya con su otro brazo en el suelo. El hombre penetra y lleva el control.

El Junco: Las posiciones sexuales con él arriba son comunes, pero no por ellos menos excitantes; en esta la mujer permanece acostada boca arriba con las piernas abiertas y flexionadas, apoyando sus brazos detrás de los hombros, al mismo tiempo que eleva sus caderas y se posa sobre las piernas flexionadas del compañero.

El Tornillo: La mujer se acuesta en el borde de la cama y tiende sus piernas flexionadas a un costado de su cuerpo mientras el hombre de rodillas la penetra… Esto permite mantener el clítoris atrapado entre los labios vaginales para permitirle llegar un preciado orgasmo con mayor facilidad

El Trapecio: Aquí el hombre permanece sentado con las piernas abiertas y su compañera arriba de él, mientas que su ella es tomada de las muñecas mientras se deja caer hacia atrás. Esta postura requiere bastante equilibrio de ambos junto con la fuerza y habilidad del hombre, pero es ideal para cambiar la rutina.

El Ying y el Yang: El hombre recibe a la mujer en cuclillas, mientras que ella también se sienta de cuclillas sobre él, los movimientos imitan a los de una hamaca, yendo de atrás para adelante con los pies apoyados en el piso. También el hombre puede permanecer inmóvil mientas deja que ella se mueva hasta llegar al punto culmine del orgasmo.

La Amazona: Las posturas sexuales con ella encima son muy seductoras, y esta es una de las más habituales… en ella el hombre se deja relajar y se acuesta boca arriba, con las piernas levemente abiertas, llevando las rodillas hacia su pecho. Ella, que se acomoda en cuclillas amoldándose a la postura adoptada por él, sentándose sobre el pene de su compañero lentamente. Sus muslos impulsarán el movimiento de arriba abajo para la penetración.

La Balanza: Es una de las posturas sexuales más comunes, en ella la mujer se coloca de espaldas al hombre y marca el ritmo apoyando con sus pies en el piso. Mientras él puede acariciar sus pechos o besar su cuello.

La Boa: La mujer se tiende de medio lado y el hombre se ubica en su espalda para penetrarla. Ella estira una pierna hacia atrás abrazando la cintura de él. El hombre tiene un fácil al clítoris y a los pechos de su compañera. La unión de la boa es definitivamente una sensual postura para el disfrute de ambos

La Butaca: El hombre se sienta recostando su espalda sobre una almohada grande, mientras deja sus piernas abiertas y flexionadas. Con la ayuda de sus manos, acomoda a su compañera en su erección, mientras ambos controlan el ritmo y la intensidad de la penetración. Las piernas de ella se apoyan en los hombros de él, mientras él puede acariciarle el clítoris.

La Carretilla: Las posiciones sexuales de pie suelen ser intensas, un ejemplo claro es esta que comentamos, en la cual la mujer se coloca al borde de la cama con los antebrazos apoyados y es levantada de las piernas por el hombre, quien dé pie detrás de ella, la penetra sosteniéndola de los muslos. El hombre lleva el ritmo atrayendo el cuerpo de ella hacia el suyo.

La Catapulta: En esta posición el hombre se arrodilla y recibe la vagina de su compañera, mientras que ella apoya los glúteos en sus muslos. En esta posición el hombre tiene fácil acceso al clítoris. El ritmo en esta posición lo marcan los dos juntos, acorde al deseo de ambos.

La Cuchara: Con las piernas juntas y recogidas, la mujer se tiende de costado y relaja su mientras él la penetra. Esta postura es ideal para mujeres que tienen problemas en alcanzar el orgasmo o gustan de causar la fricción del clítoris durante el coito

La Doma: El hombre permanece cómodamente sentado mientras que su compañera encaja a su cuerpo sentándose encima.  Esta postura es un camino seguro hacia un orgasmo intenso para los dos.

La Fusión: En esta postura el hombre se sienta inclinando levemente su cuerpo hacia atrás apoyándose de sus manos. Sus piernas permanecerán estiradas o flexionadas de acuerdo a como se sientan más cómodos los dos. La mujer debe dejar sus piernas al lado del cuerpo de su compañero y apoya sus brazos atrás del cuerpo.

La Hamaca: en esta postura el hombre permanece sentado sobre una superficie dura, con sus piernas flexionadas y cogiéndose parte posterior de sus rodillas. Mientras la mujer se acomoda en el espacio que queda entre las piernas de él y su tronco, mientras que él presiona con las rodillas el cuerpo de su compañera acercándola hacia el suyo.

La Libélula: Para practicar esta posición sexual la pareja debe permanecer tendidos de costado. La mujer pasa su pierna flexionada por la rodilla hacia la espalda de su compañero, mientras que él la penetra haciendo palanca con la pierna de ella, que se apoya en la cadera de él.

La Luna: Las piernas se entrelazan en esta postura sensual y placentera, donde la mujer permanece acostada y con las piernas abiertas esperando que su compañero la penetre sentado y tomándola de los hombros para regular el movimiento.

La Profunda: Esta es una posición sexual que como propiamente dice, la penetración es muy profunda. La mujer permanece con las piernas elevadas y abiertas, apoyadas el pecho del hombre, mientras este introduce el pene en su vagina, apoyando sus manos para regular el movimiento. Esta es una posición que vale la pena probar porque ofrece la penetración absoluta y un contacto genital único

La unión del Lobo: Esta postura es ideal para quien busquen un sexo atrevido. El hombre, de pie, toma a la mujer por detrás y la penetra tomándola de la cintura. Ella, relaja todo su cuerpo hasta apoyar sus manos en el suelo.

La Unión Suspendida: Esta es una de las posturas sexuales que requiere de una mayor fuerza y concentración. La pareja debe estar de pie, la mujer se agarra a la espalda del hombre y entonces enlaza firmemente sus piernas alrededor de su cintura mientras él la sostiene por las nalgas y la espalda.

Postura del columpio: La posición sexual del columpio permite una penetración cuando ella se coloca de espaldas y controla los movimientos ayudándose de los brazos; así el hombre tiene un fácil acceso al ano y los glúteos de su compañera, quien a su vez puede disminuir la velocidad de los movimientos para disfrutar de su sexualidad, de un estímulo anal o de que su pareja toque sus pechos.

… Como podrás observar son muchas las posturas que existen y, muchísimas más que no se recogen en este post, pero lo importante es que tú y tu pareja encontréis esa o esas que más cómodos os hagan sentir y que más disfrutéis de vuestras relaciones sexuales, sin patrones, y sin “petardos”, que para eso ya está la Mascletá.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.