Mindfulness para un amor pleno

Son muchos los beneficios de la práctica activa del Mindfulness, pero en este artículo vamos a repasar algunas de las cualidades que tiene la práctica de estas técnicas en las relaciones de pareja, y del poder que ejercen en la calidad de un amor pleno para los dos.

Pensamiento. Todo amor empieza con un pensamiento de cómo podría ser esa relación sentimental que se nos presenta en nuestra vida; estos pensamientos crean experiencias y relaciones amorosas. Las actitudes sinceras y positivas cambian nuestras creencias acerca de nosotros mismos y de los demás.
Primero que nada, si quieres amar a alguien, deberás tener en cuenta sus necesidades y deseos, pero sobre todo, deberás conocerte a ti como parte esencial de esa relación, ya que  todo empieza con uno mismo; aprende a amarte cada día, a ser feliz en la soledad, a cuidarte… y cuando te sientas lleno de cualidades positivas, podrás compartirlas con la persona que amas, nunca antes.

Respeto. Jamás podrás amar a nadie si antes, no le muestras respeto y, por la misma regla de tres, jamás te podrás sentir amad@, si a ti no te respetan.
No olvides que la primera persona que merece tu respeto eres tú, y si lo has perdido, quizás debas hacerte la pregunta ¿Qué respeto en mí?
Asimismo, deberás respetar a los demás, incluso a las personas que te desagradan ya que ellas reflejan cosas inconscientes de ti que te desagradan

Darse. Es algo tan sencillo como comprender que si todo lo que deseas es recibir amor, lo único que debes hacer es darlo de una manera voluntaria e incondicional. Cuando te comprometas en una relación sentimental, no te preguntes por lo que la otra persona te puede dar, sino por lo que tú puedes aportarle a. La fórmula secreta de una relación amorosa, feliz y duradera es centrarse siempre en lo que puedes dar en vez de en lo que puedes recibir.

Amistad.
Si quieres que tu amor sea verdadero, primero que nada deberás ver en el otr@ a un verdadero amig@.
Olvidemos todo lo escrito de mirarnos a los ojos con caras de panolis, ya que el amor no consiste en eso, sino en mirar juntos en la misma dirección.
Cuando amas  y te aman, la aceptación por el otro es primordial, la amistad es la tierra en la que la semilla del amor crece y si deseas recoger el fruto del amor, primero deberás sembrar amistad.

Piel contra piel. El contacto físico modifica una de las expresiones más poderosas del amor, destruye barreras y crea vínculos entre las personas… altera nuestro biorritmo y nuestro estado corporal y emocional y, nos hace más receptivos al amor. A medida que el contacto íntimo crece,  podremos ahondar en nuestra pareja, y no solo a nivel sexual, sino muy importante, a nivel sentimental… Cuando tu pareja te abre sus brazos, te está abriendo su corazón, te está abriendo su vida.

Libertad. Si amas algo déjalo libre, no seas posesiv@,  si vuelve es que esa relación era sincera, si no lo hace, es que nunca antes lo fue. Si queremos aprender a amar, primero debemos aprender a vivir en soledad, debemos aprender a perdonar, a sanar nuestras heridas, a soltar los sufrimientos del pasado. No olvidemos que cada relación es única, y no debemos juzgar a ninguna por experiencias pasadas, sino que debemos disfrutar de una manera placentera de esa persona distinta que nos abre a un mundo nuevo, el suyo. Por tanto, no encadenes tu presente a tu pasado. Amar significa desprendernos de nuestros prejuicios, apegos, del ego y de los condicionamientos.

Diálogo: Cuando aprendemos a dialogar abiertamente y con sinceridad, la vida cambia. Cuando amamos es primordial establecer un canal de comunicación directa en la pareja; no demos por sentado nada, hagámosle saber a la persona con la que compartimos todo que la amamos. No dejes pasar la oportunidad de halagar sus actos diarios, no reprimas nada, e incluso si se equivoca en cualquier cosa, házselo saber con cariño y consideración, sin hacer de un grano de arena una montaña… pero díselo, busca las palabras adecuadas que no hieran, sino que ayuden a rectificar los errores y a mejorar. Hazlo siempre con amor, pues el amor transforma, el odio destruye lo que amas y la culpabilidad te autodestruye.

Compromiso. El compromiso en la pareja se refleja en tus acciones y en tus pensamientos, siendo la verdadera prueba de que el amor está presente. No planees ni calcules, ni evalúes los resultados.
Si quieres tener una relación con amor, debes comprometerte a crear la relación que quieres. El compromiso distingue una relación frágil de una sólida y nos hace comprender que el amor que no se alimenta cada día, se pierde cada día.

Pasión. Que mejor llama para mantener viva una relación  que la pasión, y no me refiero tan solo a la pasión desde el punto de vista de atracción física, sino que se origina en un profundo conocimiento, en un entusiasmo inquebrantable, en el interés sincero y en la entrega incondicional, en la fascinación por la otra persona…
La pasión se origina recreando experiencias en las la espontaneidad y las sorpresas fueron momento para no olvidar… El amor y la felicidad comparten la misma esencia; todo lo que necesitamos hacer es vivir cada día con pasión. La pasión se vive cuando vivimos el instante presente, el aquí y el ahora.

Confianza. La confianza es el eje vertebral para establecer una relación con amor,  ya que no se puede amar con sinceridad a menos que confíes en tu pareja… Actúa como si el amor nunca fuera a terminar, porque si es para ti, no lo hará…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.