Miradas en silencio (1)

Muchos de nosotros compartimos un vínculo muy cercano con nuestras mascotas, por lo que es natural sentirse invadido por sentimientos de tristeza cuando uno de nuestros compañeros muere.

 

 

El dolor por la pérdida de un animal de  nuestra familia puede desencadenar todo tipo de emociones dolorosas y, si bien es posible que algunas personas no comprendan el sentimiento que sentías por tu mascota, nunca debes sentirte avergonzado por ello.

¿Pero porqué duele tanto?

Cuando miramos a una mascota no es “solo un perro” o “solo un gato” lo que tenemos allí en silencio frente a nosotros, sino un miembro más querido de nuestra familia, que nos proyecta compañía y alegría a nuestras vidas.

Ese animal llega a formar parte de una estructura sólida de nuestro día a día, forzándonos en ocasiones a mantenernos activos y sociales, e incluso ayudándonos a superar algún revés o desafió que nos plantee la vida; por ello no es de extrañar que cuando nuestra mascota muere, sintamos una dolorosa sensación de dolor por la pérdida.

Si bien todos respondemos a la pérdida de manera diferente, el nivel de nuestra aflicción dependerá de factores como nuestra edad, nuestra personalidad, la edad de su mascota o circunstancias de su muerte. Cuanto más importante sea tu mascota para ti, más intenso será el dolor emocional que sentirás.

Otra cuestión importante, es el papel que el animal jugó en tu vida; si por ejemplo vivías solo y tu mascota era tu única compañía, su pérdida puede ser aún más difícil….y después están los sentimientos de culpa: si no pudimos pagar el costoso tratamiento veterinario para prolongar su vida, si esta se nos escapó y se produjo un accidente, o si no tuvimos más remedio que ponerle una inyección para que no sufriera más…

Cualquiera que sea la circunstancia de su pérdida, el dolor es personal, y nunca debemos pensar que no es apropiado para un ser humano llorar su pérdida y sufrir un duelo personal.

Si bien experimentar una pérdida es una parte inevitable, hay formas de lidiar con ese dolor, aceptarlo e incluso cuando sea el momento adecuado, tal vez incluso abrir de nuevo el corazón a otro compañero; pero si todo esto no sirve y tu dolor es persistente e interfiere con la capacidad para funcionar, un profesional de la salud mental podrá evaluar tu perdida… Busca ayuda profesional si la necesitas.

Un aspecto que puede hacer que el duelo por la pérdida de tu mascota sea tan difícil, es que no todos apreciamos la pérdida de una mascota con la misma perspectiva. Algunos te podrán decir que “¿Cuál es el problema? Si solo era una animal…” para algunas personas la pérdida de una mascotas no debería doler tanto como la pérdida humana, o que de alguna manera es inapropiado lamentarse por un animal. Es posible que no lo entiendan porque no tienen una mascota propia o no pueden apreciar la compañía y el amor que una mascota puede brindar…

No entres en batallas perdidas, ni discutas con otros sobre si tu dolor es apropiado o no. Acepta el hecho de que el mejor apoyo para tu dolor puede provenir de fuera de su círculo habitual de amigos y familiares, y no todos queremos por igual, ni a mascotas, ni a otras personas.

En memoria de mi compañero Chigui…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.