Perdón

Muchos de nosotros hemos afrontado el dolor de la decepción en nuestras vidas y, en la mayoría de los casos alguno todavía vive con el resentimiento e ira y, lo hace por el resto de su vida…

¿Por qué es tan difícil perdonar?

Todo esto, seguramente te sonará muy familiar.

  1. Creemos que el perdón significa transigir con el comportamiento incorrecto del otro.
  2. Creemos que el perdón significa que tenemos que dejar que esa persona vuelva a formar parte de nuestra vida.
  3. Creemos que sentir odio por esa persona de alguna manera nos da el control, el poder y la fuerza.
  4. Sentimos que, si perdonamos, podríamos resultar heridos de nuevo.
  5. Queremos castigar a quien nos hirió.

Como ves, no es lo mismo pensarlo que leerlo… estas razones están fuera de toda lógica.
El perdón no tiene que ver con la persona o las personas que te han herido, se trata de un regalo que te das a ti mismo y, que permite que tu corazón deje de sentir desprecio.

Cuando perdonas, liberas toda la ira y el resentimiento que estás reteniendo en tu corazón, liberándote finalmente para seguir adelante con tu vida.

Una historia tibetana que ilustra este punto perfectamente dice así:

Dos monjes tibetanos se reúnen unos años después de haber sido liberados de la prisión donde habían sido torturados por sus carceleros y uno pregunta al otro…

  • ¿Los has perdonado? Pregunta el primero.
  • “¡Nunca los perdonaré! ¡Nunca! ” Responde el segundo.
  • Bueno, dijo el primer monje, supongo que todavía sigues en aquella cárcel, ¿no?

Todos merecemos vivir sin el dolor del pasado y el mayor obstáculo para el perdón, es que la sociedad nos ha preparado para perpetrar una venganza sea del tipo que sea.

  • No necesitamos vivir con ese dolor e ira hasta el final de nuestras vidas.
  • El perdón es un acto de auto-sanación y auto-empoderamiento, una medicina milagrosa.
  • Es gratis, funciona y, no tiene efectos secundarios.

En la mayoría de los casos, las personas que te hacen daño se lastiman a ellos mismos, así que cuando entiendas que el sufrimiento de los demás, transforma sus sentimientos en negativos quizás sientas compasión y establecerás el escenario para el perdón.

Si crees que esto es creíble, entonces ya has eliminado un gran obstáculo, ya que simplemente estar dispuesto a considerar el perdón, es a veces la parte más difícil.

Y recuerda: las personas actuamos por dos razones:

  1. Por amor
  2. O, por miedo

Una persona actuando por amor nunca te hará daño, porque sus acciones son amorosas y las entendemos con nuestro corazón.

Una persona actuando por temor, posiblemente te hará daño, porque sus acciones se basan en su temor, ya sea de recibir amor, escasez, compromiso, paternidad o libertad.

Es más fácil entender que la persona que actuó de una manera que te lastimó actuó por miedo y la comprensión de la razón de que hace mucho más fácil de perdonar.

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.