Piel de naranja

Para muchos de nosotros tener un peso inferior no sólo se convierte en una meta por la cual nos esforzamos, sino que también se entrelaza con todo tipo de emociones sentidas…

Nuestra autoestima… (“Solo seré digna/o de él/ella si pierdo peso, pero si no logro perder nada…me puedo olvidar”) Nuestras vidas… suponemos que eso que tenemos todo el día en la cabeza es aquello que nos da sentido…y buscamos la pérdida de peso con la misma pasión, perseverancia y actitud a la que podríamos dedicar a cualquier otra cosa; como una relación sentimental, como al tiempo de relaciones sociales, etc.

Existen ciertas señales que desenmascaran a las personas que hace una dieta. Una señal clara es la constatación de que un peso inferior simplemente no vale la pena.

A medida que vivimos, aprendemos que para todo necesitamos tiempo y, que con ese tiempo y si tenemos suerte, encontraremos sentido a nuestros proyectos, ya que en demasiadas ocasiones estos se vuelven demasiado caros y, que para más inri resulta que los “demás” nunca nos verán en la forma en que nosotros deseamos.

El verdadero significado se encuentra en las relaciones, en la expresión creativa, en el servicio al otro, en el juego, en la naturaleza, en el disfrute de nuestros cuerpos, y sobre todo en el amor mutuo y, NO en el tamaño de la cintura de unos pantalones. Porque después de todo, nuestro tiempo, energía y atención son recursos finitos, que fácilmente se agotan…y tal vez prefieras enfocar tu tiempo, energía y atención en lo que realmente te importa: la curación de tu corazón, la construcción de una hermosa relación con tu pareja, contigo mismo. Encontrar esas cosas que te inspiren y te hagan disfrutar de tu vida… en definitiva… canalizar tu “yo” interior.

Cambiando tan solo ese foco, puede darnos ese pequeño paso que necesitamos cada mañana en vez de dirigirnos hacia la báscula con cara de ocasión… Podemos encontrar sentido y plenitud en tantas acciones fascinantes, emocionantes, lúdicas, y poderosamente gratificantes… Tal vez es el momento de tomar un descanso dejar de pensar en nuestro peso, y explorarlas.
Si no estuvieses tan concentrado en su peso, ¿en qué ocuparías tu tiempo? ¿Cómo afectaría esto a tus días? ¿a tu vida? …. La respuesta la tienes tú.

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo...

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.