Redefinición de amor incondicional

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en el amor incondicional, pensamos en el amor sin condiciones o limitaciones (por ej. ¡Te amo por encima de todo!).

La psicología humanista se suma a esta definición al asociarlo con altruismo verdadero; un acto de sacrificio, para ayudar o compartir puramente el beneficio de la otra parte, no el auto. El mejor ejemplo dado de esta clase de amor es la que tienen los padres para sus hijos. Su amor es consistente, sin importar lo que el niño hace o deja de hacer. Ellos están dispuestos a lanzarse de cabeza ante cualquier peligro que les pudiera acechar para proteger y mantener a sus hijos.

Cuando se trata de las otras relaciones en la vida, esta definición absoluta no es tan fácil de aplicar. Ciertas situaciones y circunstancias nos obligan a realizar ajustes en la forma en que nos gusta y, como resultado, puede parecernos que nuestro amor es condicional. Sin embargo, yo diría que estamos confundiendo lo coherente, con la condicional.

Nuestras relaciones nos ayudan a desarrollarnos tanto a nivel psicológico como social. Nuestras interacciones con amigos, amantes, compañeros de juego, maestros, jefes, etc., juegan un papel importante en lo que nos permite aprender las lecciones necesarias para entender lo que somos.

Parte de nuestro desarrollo personal implica entender cómo amar a los más cercanos a nosotros, incluso cuando hacen cosas que nos son hirientes o con las que nosotros no estamos de acuerdo. En estas ocasiones tenemos que “llamar a la verdad” y no negarnos a lo obvio.

El amor incondicional no se trata de permitirlo todo, incluso cuando nuestra psique se ve atacada. El amor a esa persona debe ser lo suficiente real como para decir la verdad y ser capaz de romper la relación si su comportamiento o reacción es tóxica para nosotros.

No hay peor ruptura, “en mi opinión”, que continuar con una situación que nos dejará secuelas a largo plazo… Hay personas que incluso cuando se enfrentan a un ataque verbal o alguna otra forma de agresión relacional, todavía siguen amando a la persona que desarrolla todo el abuso (protegiéndole y negando el hecho, porque “el/ella me quiere… a pesar de).

Esta es la idea errónea de que la mayoría de la gente tiene sobre el amor incondicional. Sin embargo, volviendo a la definición psicológica, el verdadero amor incondicional implica sacrificio y acciones realizadas en beneficio de otra persona, no a ti mismo.

¿Le conviene a esa persona aceptar su abuso? ¿Le conviene guardar silencio acerca de cómo se están haciendo daño a sí mismos y a los demás? Lo que es peor, ¿le beneficia permitir que su “amor”siga con su comportamiento sin control, sacrificando otras áreas de su vida?

¡¡NO!!

Yo diría que continuar con ese “amor incondicional” significa sacrificar no solo la propia dignidad de la persona que lo padece, sino su salud mental y física …

El amor es un gran motivador y mediador en la vida. En lugar de amor sin condiciones, me gustaría redefinirlo como el amor altruista y sin limitaciones. Las cosas pasan… la vida pasa. A veces la persona más sólida en nuestra vida se convierte en la más inestable. No limite su corazón. Mantener el amor que sienten por ellos fuera de la inestabilidad marcará la distancia a su felicidad.

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.