¿¿Sin sexo es amor??

Es bastante común pensar en la atracción y el deseo sexual cuando se piensa en un amor romántico. Es también la forma en que se cuenta en todas las historias de amor, en las que automáticamente dará lugar a un buen sexo. Pero la verdad, es que el deseo sexual está gobernado por un sinfín de diferentes fuerzas que no siempre están dirigidas por un gran amor o una relación en el tiempo.

Cuando se trata de sexo, ¿Qué tiene que ver el amor?

En el comienzo de una relación es fácil que haya un mayor deseo sexual y de excitación debido a la forma de la dopamina actúa en nuestras mentes durante ese tiempo. Al principio de una relación, cuando se tiene contacto con una nueva pareja es cuando más dopamina se libera, provocando que se ponga más atención a ella. Esto también se traduce en una liberación más fácil de otros neurotransmisores que intervienen en la conducción de la excitación sexual. Sin embargo, se sabe claramente que las diferentes partes del cerebro también se “encienden” cuando alguien se siente excitado por pura lujuria. Curiosamente, los sentimientos de lujuria pueden conducir a un aumento de los sentimientos de amor, pero no al revés. Sí, has oído correctamente.

Entonces, ¿Qué aumenta el deseo sexual?

En cambio, los antojos de la estimulación y de la actividad sexual están formados por un número de aspectos diferentes y expectativas que forman parte de unas ideas que son atractivas para nosotros, bien por experiencias anteriores o por aquellas que nunca se hicieron realidad y, que de una u otra manera continúan ahí provocándonos esa excitación. Sin embargo, muchas parejas encuentran que su vida sexual tiende a desaparecer, e incluso siendo conscientes de ellos, se aferran firmemente al amor que se tienen y que todo lo demás va bien… o no.

El deseo sexual, ¿funciona de forma diferente que el amor?

Con el fin de mantener un deseo sexual fuerte, es importante profundizar en nuestra intimidad y no tener miedo a vivir la aventura del sexo. Como he comentado en alguna otra ocasión, el desear y no alcanzar, mata a la vida sexual de la pareja, por lo que debemos saber cómo mantenerlo vivo si queremos no perder a nuestra pareja… no se puede esperar que nuestro deseo sexual o el de nuestra pareja seguirá latiendo fuertemente, sino le ponemos un poco de atención y mucho esfuerzo de nuestra parte. Aquellas parejas que esperan que simplemente debe venir de forma automática y de manera espontánea, incluso después de los niños, o durante momentos de estrés, tendrán un duro despertar. Por desgracia, muchas de estas parejas comienzan a pensar que simplemente no se sienten atraídos el uno al otro y renunciar a la relación (o al menos la relación sexual).

Tanto el amor como el sexo requieren cuidado y atención.

Hay intervenciones específicas que son necesarias para mantener una relación en general. Esto incluyen apoyarse el uno en el otro emocionalmente, con respeto mutuo, con una conexión positiva con la otra persona, y entender el punto de vista de nuestra pareja. Pero para tener relaciones sexuales, lo que se necesita es sentirse abierto a la otra persona, ser capaz de concentrarse en su propio espacio erótico y la eliminación de aquellas cosas que interfieren con nuestras experiencias del placer (incluso si son sólo en su cabeza). De hecho, lo que se necesita para una buena vida sexual a veces puede parecer egoísta para algunas personas, pero realmente funciona para el bien de la pareja. Así que es cierto cuando dicen, “el amor y el sexo de la mano, o lejos de ella…

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.