Trata de Blancas

La industria del sexo es una lacra del crimen internacional que explota a cientos de miles de mujeres y niñas/os cada año. La Administración junto con el Departamento de Salud y Servicios Sociales llego a empapelar las principales ciudades españolas con carteles que nos instaba a “mirar” más allá de lo que aquellas imágenes mostraban… jóvenes mujeres llorosas con ojos tristes y, seductoras muchachas en zonas oscuras…  sin saber quizás la verdadera historia que se esconde detrás de cada una de ellas.

El termino “trata de blancas” comenzó a ser utilizado en el siglo IXX; esta era fue marcada con historias copiosas de niñas y jóvenes inocentes, en gran parte de Europa occidental y América del Norte, que siendo engañadas se veían envueltas en redes de prostitución en América del Sur, África y otras “tierras lejanas”.

Investigaciones posteriores sobre la trata de blancas, pone al descubierto la naturaleza mítica de este tipo de lacra y de abuso sobre la persona. Algunos se postularon sobre el pánico moral que rodea la trata de blancas, como una reacción a las ansiedades sociales y una percepción de “decadencia moral” que el mundo occidental está experimentando en pro de los grandes cambios en la sociedad. Tales cambios incluyen la modernización, el aumento de la migración, la disminución de los valores tradicionales de la familia, el miedo y la sexualidad femenina.

La trata de personas se ha analizado como un reflejo moderno de la trata de blancas. La diferencia es que el flujo de tráfico se invierte, mientras la narrativa común de hoy en día es la de la mujer del tercer mundo, la realidad, es que es, la mujer del primer mundo la que se está viendo envuelta en estas tramas.

La trata no es un mito, hay casos de explotación extrema que se producen a diario y, sin embargo, en la lectura de los relatos históricos sobre la trata de blancas uno no puede dejar de notar los matices bastante obvios que existen entre la retórica y la explosión repentina del discurso contemporáneo de las últimas dos décadas.

Es de suma importancia tener en cuenta el campo, los contextos históricos y las posibles consecuencias en las cuestiones. Nuestro enfoque no debe desviarse de las historias reales y de ayudar de manera efectiva las víctimas necesitadas. Mantener este enfoque es el reto al que nos enfrentamos en el medio del caos discursivo de la administración.

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.