Un nuevo capítulo

“El amor viene y, como viene, también se va”.

Mientras que algunas relaciones se limitan a un solo capítulo, otras en cambio, son como una novela épica de “Guerra y Paz”, con giros y curvas… donde siempre hay un héroe y una heroína; donde acechan villanos y rufianes, bellas mujeres y hombres guapos… Hay triunfo, no hay tragedia, hay amor y desamor…. No se pierde la inocencia, la seducción y los misterios descubiertos…. Hay cuentos de hadas y como no, pesadillas, hay lágrimas y risas; pero al final de cada capítulo lo que nos llevará a cada uno hacia delante, es el deseo, porque de alguna manera u otra sabemos que el amor que todos queremos es siempre el final feliz.

Esa historia nos lleva a través de cada capítulo, entrelazándonos a nosotros mismos en la trama…

Debemos analizar los resultados antes de que cada capítulo termine, y así aprenderemos a escribir nuestras propias experiencias con el status quo que anhelamos…  Sentiremos la euforia de cada momento, compartimos el dolor con la persona que queremos, nuestros ojos se humedecerán y nuestros labios también sonreirán…

Todo el mundo quiere un final feliz…, incluso esos que dicen “yo estoy bien así”.

A veces, terminamos un capítulo y dejamos de leer ese libro por un tiempo, necesitamos un descanso y no podemos disfrutar de más de él… necesitamos tiempo para digerir lo que ha ocurrido y poner las cosas en perspectiva.

El amor llega como un nuevo capítulo, nuestras mentes pueden estar todavía en el último capítulo vivido o quizás con ganas de no empezar ningún otro nuevo.

Independientemente, se abre en una nota lenta la identificación de una pareja, la forma en que la encontramos y la forma en que en última instancia nos enamoramos.

El personaje principal, sigue perdido en el dolor y la miseria del último capítulo, conoce alguien por casualidad y se completa el circulo…

Puede empezar simplemente con hacer clic en una imagen bonita de tu Facebook, conocer el amigo de un amigo, coincidir sentados en el mismo vagón de tren a diario y cruzar la mirada esperando a que uno de los dos se atreva a dar el primer paso…

Sus caminos se cruzan y, finalmente nos preguntamos… ¿Será real? ¿Será una aventura? ¿Irá más allá de un par de semanas? ¿Cuándo nos daremos el primer beso? ¿Será demasiado pronto? ¿Será este un solo capítulo, o quizás lo alargue a dos?… ¿Terminará de nuevo este amor como el otro?

Debemos saber que de una forma u otra, todos estamos en un capítulo; podemos estar profundamente enamorados, haber sido despreciados, heridos, traicionados, haber perdido la esperanza o simplemente deseando volver a enamorarnos… Lo que no nos damos cuenta es que manejamos la secuencia de comandos y solo nosotros escribimos el final.

No podemos fabricar un final feliz cuando nos detenemos en la miseria, en el dolor y la angustia.

“Todo capítulo que nos perjudica necesita ser cerrado y olvidado”.

Tenemos que ver a cada persona que entra en nuestra vida, como un personaje que tiene un papel definitivo, porque seguro que tienen algo que compartir con nosotros: su sabiduría, su conocimiento y las experiencias vividas….

Lo que hemos aprendido de los amantes del pasado, no es más que la manera de tratar o no tratar a otras personas en nuestra vida. La mayoría de las personas se sienten infelices cuando miran atrás y, desean a alguien para llenar ese enorme vacío, pero “Cupido” no le envía ese alguien que le haga sentir mejor.  

El aumento de esas expectativas en la mayoría de los casos conduce a la angustia, dado que, si esperas a alguien que te haga feliz “siempre”, incluso una vez pasado el período de “luna de miel” solo verás grietas abiertas y pronto encontrarás que nada es como parece y las cosas se desharán rápidamente.

Para confiar en alguien de manera implícita, tienes que confiar en ti mismo, necesitas tener toda la fe en el mundo y un corazón para regalar. Si dudas, la duda se manifestará y volverá a ti, será como pasar una página que has leído antes y conoces casi de memoria.

La mayoría de los libros tienen tragedias, pérdidas, pena, tormentos, enfermedades, pero sobre todo amor.

Una vez que se toma la responsabilidad de lo pasado y dejas de buscar culpables, se puede señalar con el dedo una nueva página y abrir el siguiente capítulo.

Algunos libros tienen ilustraciones para realzar la imagen mental de los acontecimientos, otros se convierten en guiones de cine en el que se identifican fácilmente con el hombre promedio que se topa con una chica impresionante.

Todos tenemos una oportunidad para sostener el lápiz y crear nuestra obra maestra, esa que realmente queremos.

Si estás sola o solo ahora, anota todas esas cualidades que buscas en la persona que quieres para ti, colócalo en un lugar seguro dentro de tu estado mental y emocional; visualiza esa persona y, píntala en tu capítulo… recuerda pintarla desde el corazón y aunque este ahora lo tengas cerrado, no olvides que este, es un “nuevo capítulo”.

 

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.