Una palmada a tiempo

Hace poco escuché por la radio a tres periodistas de una emisora que no comentaré, que recomendaban a los padres y oyentes a volver a utilizar el castigo físico sobre sus hijos. Según estos periodistas la rebeldía, el descontrol y los problemas de la juventud se deben a que los padres de hoy no son capaces de dar una “palmada a tiempo” a sus hijos cuando estos se lo merecen.
Eso no fue todo; el periodista más popular de los tres, dijo que los correazos y chancletazos no han matado a nadie y, que debían darse cuando el niño o la niña se lo merece. Otra de las periodistas le dijo a su audiencia de la mañana que el éxito de su vida profesional se lo debe a los castigos físicos que le dio su padre y que gracias a esa disciplina ella es hoy una mujer de bien. El tercer periodista fue aún más osado y sugirió a los padres a no hacerles caso a las recomendaciones de los psicólogos de evitar pegarles a los niños por las posibles consecuencias que comentamos en nuestros escritos… y aseguró además que a los niños nada les pasa cuando les dan unos buenos correazos por portarse mal.

La narrativa de los periodistas es una muestra del pensamiento imperante no solo en la sociedad de calle, sino en todo el mundo. Así lo demuestra el último estudio publicado por UNICEF, el cual reporta que el castigo físico es la forma de “disciplina violenta más utilizada en el mundo y que el 80% de los niños de 2 a 14 años ha recibido algún tipo de castigo físico.

El castigo corporal ha sido utilizado durante miles de años y se ha enseñado por generaciones. Las investigaciones han sido claras y han demostrado los peligrosos efectos de las nalgadas, correazos y el castigo físico en todas sus formas. Sin embargo los profesionales de la salud no hemos explicado con claridad cuáles son sus efectos, en parte porque nuestra narrativa se ha basado en opiniones, creencias y posturas personales, pero no hemos ofrecido evidencia concisa basada en datos sólidos que informen a los padres y los ayuden a tomar mejores decisiones en cuanto a disciplina.

Este artículo no intenta decirles a los padres cómo criar a sus niños. Estoy completamente convencido de que los padres quieren lo mejor para sus hijos y se sacrifican por ellos. Pero es nuestra responsabilidad la de proveerles los datos científicos más relevantes en cuanto al daño que provoca el castigo físico, sus efectos a corto y largo plazo en la salud, los compromisos internacionales para prohibir todo tipo de castigo físico y alternativas más efectivas de disciplina.

El abuso infantil es más que contusiones o fracturas de huesos. Mientras que el abuso físico es sorprendente debido a las cicatrices que deja, no todo el maltrato infantil es tan obvio. Haciendo caso omiso de las necesidades de los niños, poniéndolos en situaciones sin supervisión o hacer que un niño se sienta sin valor o estúpido son también tipos de abuso infantil. Independientemente del tipo de abuso infantil, el resultado es grave daño emocional.

Mitos y realidades sobre el maltrato de menores

Mito: Sólo es abuso si es violento.

Hecho: El abuso físico es sólo un tipo de abuso infantil. Negligencia y el abuso emocional puede ser tan perjudicial, y puesto que son más sutiles, otros son menos propensos a intervenir.

Mito: Sólo la gente mala abusa de sus hijos.

Realidad: Si bien es fácil decir que sólo “gente mala” abusan de sus hijos, no siempre es tan blanco y negro. No todos los abusadores dañan intencionalmente a sus hijos. Muchos han sido víctimas de abuso sobre sí mismos, y no saben de ninguna otra manera de educar. Otros pueden estar luchando con problemas de salud mental o un problema de abuso de sustancias.

Mito: El maltrato infantil no sucede en las familias “buenas”.

Hecho:  El maltrato infantil no sólo ocurre en las familias pobres o barrios malos. Se cruza todas las líneas raciales, económicas, y culturales. A veces, las familias que parecen tener todo desde el exterior se esconden una historia diferente a puertas cerradas.

Mito: Niños a los que se le agrede llegan a pegar a sus hijos.

Realidad: Es cierto que los niños maltratados son más propensos a repetir el ciclo como adultos, inconscientemente repitiendo lo que experimentaron cuando niños. Por otro lado, muchos adultos sobrevivientes de abuso infantil tienen una fuerte motivación para proteger a sus hijos de lo que pasaron y llegar a ser excelentes padres.

Efectos del abuso y abandono infantil

Todos los tipos de abuso y abandono de los niños dejan cicatrices duraderas. Algunas de estas cicatrices pueden ser físicas, pero cicatrices emocionales tiene efectos duraderos a lo largo de la vida, dañando la capacidad de tener relaciones sanas, y la capacidad de funcionar en el hogar, en el trabajo y en la escuela de un niño.

Algunos efectos incluyen en:

  • La falta de confianza y la relación dificultades. ¿Si no se puede confiar en sus padres, en quien se puede confiar? Abuso por parte de un cuidador primario daña la relación más fundamental que un niño ve de forma segura. Sin esta base, es muy difícil aprender a confiar en las personas o saber quién es digno de confianza. Esto puede conducir a la dificultad para mantener relaciones debido al temor de ser controlado o abusado. También puede conducir a relaciones no saludables porque el adulto no sabe lo que es una buena relació
  • Sentimientos base de ser “inútil” Si le han dicho una y otra vez como un niño que son estúpidos o no es bueno, es muy difícil superar estos sentimientos bá Puede experimentar como realidad. Los adultos no pueden luchar por una mayor educación, o conformarse con un trabajo que no puede pagar lo suficiente, porque no creen que pueden hacerlo o valen más.
  • Problemas para regular las emociones. Los niños maltratados no pueden expresar emociones de forma segura. Como resultado, las emociones se rellenan hacia abajo, saliendo de maneras inesperadas. Adultos sobrevivientes de abuso infantil pueden luchar con la ansiedad inexplicable, depresión o ira. Pueden recurrir al alcohol o las drogas para adormecer los sentimientos dolorosos.

Al reconocer los diferentes tipos de abuso infantil

El comportamiento abusivo viene en muchas formas, pero el denominador común es el efecto emocional en el niño. Los niños necesitan previsibilidad, estructura, límites claros, y el saber que sus padres están mirando hacia fuera para su seguridad. Los niños maltratados no pueden predecir cómo sus padres actuarán. Su mundo es un lugar impredecible, aterrador, sin reglas. Si el abuso es una bofetada, un comentario duro, pétreo silencio, o no saber si habrá una cena en la mesa de noche, el resultado final es un niño que se sienten inseguros, descuidados, y solos.

Abuso emocional

“Los palos y las piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras nunca me harán daño”. Contrariamente a este viejo dicho, el abuso emocional puede dañar gravemente la salud mental o el desarrollo social de los niños. Los ejemplos de abuso infantil emocional incluyen:

  • Menosprecio constante, vergüenza y, humillante a un niñ
  • Hacer comparaciones negativas con los demá
  • Decirle a un niño que él o ella “no es bueno “, “inútil”, “malo”, o “un error”.
  • Gritos frecuentes, amenazas, o intimidaciones.
  • Ignorar o rechazar a un niño como castigo, dándole el tratamiento del silencio-
  • El contacto físico limitado con los niños, no hay abrazos, besos, u otros signos de afecto.
  • La exposición de los niños a la violencia o el abuso de otros, ya sea el abuso de un padre, un hermano, o incluso una mascota.

Negligencia

Niño abandono: un tipo muy común de abuso infantil, es un patrón de no prever las necesidades básicas de un niño, ya se trate de una adecuada alimentación, vestido, higiene, o supervisión. El abandono infantil no siempre es fácil de detectar. A veces, un padre puede llegar a ser física o mentalmente incapaces de cuidar de un niño, por ejemplo, con una lesión grave, la depresión no tratada, o la ansiedad. Otras veces, el alcohol o abuso de drogas pueden perjudicar seriamente el juicio y la capacidad de mantener al niño seguro.

Los niños más grandes podrían no mostrar signos externos de abandono, llegando a ser utilizados para presentar una cara competente para el mundo exterior, e incluso asumir el papel de los padres. Pero al final del día, los niños abandonados no están recibiendo sus necesidades físicas y emocionales se reunieron.

Abuso físico

El abuso físico involucra daño físico o lesión para el niño. Puede ser el resultado de un intento deliberado de lastimar al niño, pero no siempre. También puede ser el resultado de una severa disciplina, como el uso de un cinturón en un niño, o el castigo físico que es inapropiado para la edad del niño o condición física.

Muchos padres y cuidadores insisten en que sus acciones son simplemente formas de disciplina maneras de hacer que los niños aprenden a comportarse. Pero hay una gran diferencia entre usar el castigo físico a la disciplina y el abuso físico. El punto de disciplinar a los niños es enseñarles el bien del mal, no para hacerles vivir en el miedo.

La diferencia entre la disciplina y el abuso físico

En el abuso físico, a diferencia de las formas físicas de la disciplina, los siguientes elementos están presentes:

  • El niño nunca sabe lo que va a establecer el padre. No hay límites ni reglas claras. El niño está en constantemente caminando sobre cáscaras de huevo, sin saber nunca qué comportamiento dará lugar a un asalto físico.
  • Arremetiendo con furia. Físicamente padres abusivos actúan por la ira y el deseo de afirmar el control, no la motivación para enseñar al niño con amor. El más enojado el padre, más intenso es el abuso.
  • Utilizar el miedo para controlar el comportamiento. Los padres que son físicamente abusivo puede creer que sus hijos tienen que temer de ellos con el fin de comportarse, por lo que utilizan el abuso físico de “mantener a sus hijos en línea”.

Sin embargo, lo que los niños realmente están aprendiendo es cómo evitar ser golpeado, no cómo comportarse o crecer como individuos…

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.