Preguntas Frecuentes

¿Qué es un tratamiento psicológico? Un tratamiento psicológico es una intervención profesional, basada en técnicas psicológicas, en un contexto clínico (Centro de Salud Mental, Hospital, consulta privada, etc.). En ella el psicólogo, busca eliminar el sufrimiento de otra persona o enseñarle las habilidades adecuadas para hacer frente a los diversos problemas de la vida cotidiana.
El tratamiento psicológico implica, entre otras cuestiones, una escucha activa de lo que el paciente tiene que decir sobre aspectos personales, sociales, familiares, etc. Por otra parte, también supone informar al paciente sobre cómo se pueden resolver los problemas planteados y emplear técnicas psicológicas específicas tales como, por ejemplo, el entrenamiento en respiración o relajación, la resolución de problemas interpersonales, el cuestionamiento de creencias erróneas, el entrenamiento en habilidades sociales, etc.

¿Es necesario que acuda a la consulta con algún acompañante? La decisión de que te acompañe alguien o no depende de que eso te ayude a ti , si crees necesario que otros hablen de lo que te sucede desde una perspectiva diferente, puede ser útil que te acompañen; de cualquier manera, si yo como profesional estimo que puede ser útil hablar con alguien de tu entorno, te lo comentaré y tú decidirás si le pides que te acompañe en la próxima sesión.

¿Está garantizado el secreto de lo que se hable en la consulta? Como profesionales de la Salud la ley nos obliga a guardar secreto profesional de todo lo que nos cuentan los pacientes, por eso en la primera sesión firmamos ambas partes un consentimiento informado donde se recoge entre otras cuestiones la confidencialidad…

¿El psicólogo prescribe fármacos? Los profesionales de la psicología no prescribimos fármacos, por lo que el empleo de ellos no forma parte del tratamiento psicológico, si bien pueden combinarse con la terapia siempre y cuando el profesional indicado así lo recomiende.

¿Qué tipos de tratamientos existen? Los tratamientos psicológicos pueden llevarse a cabo individualmente, en pareja, en familia o bien en grupos, siendo posible combinar, según las necesidades y el caso el formato de tratamiento.

¿Cuánto suelen durar las sesiones y el tratamiento es sí? La duración de cada sesión es de unos 60 minutos aproximadamente y, la duración del tratamiento dependerá de lo complejo del caso y de la predisposición del paciente.
Por ilustrar un ejemplo, una terapia individual para problemas de ansiedad tiene una estimación entre 8 y 15 sesiones; para depresiones puede ser algo mayor, estableciéndose en 14 a 18 sesiones.

¿Qué es una entrevista psicológica? La entrevista psicológica es la herramienta o método de evaluación estándar y más efectiva. En ella estableceremos el primer contacto con el sujeto y podremos establecer una alianza terapéutica para obtener la información que necesitamos en un clima de confianza. Nos ayuda a familiarizarnos con los principales rasgos y características del individuo mediante la realización de su historia clínica, y a determinar la necesidad o no de aplicar otras técnicas complementarias, cuáles y con qué fin, haciendo a su vez uso de la observación.

¿Qué es la Psicología Forense?  La Psicología forense o Psicología legal, pertenece a una rama de la Psicología Jurídica cuyo propósito es el de colaborar con la Administración de Justicia auxiliando profesionalmente es sus procesos legales. En ella se vela por una fidedigna recolección, análisis y presentación de evidencias psicológicas para propósitos judiciales, incluyendo una comprensión de la lógica sustantiva y procesal de los Derechos y de la Jurisdicción, con el fin de realizar cuantas evaluaciones y análisis psicológico-legales, a la par que interactuar apropiadamente con jueces, fiscales, defensores y otros profesionales dentro del proceso judicial.
El Psicólogo Forense está capacitado para testificar ante un juzgado en condición de Perito Experto, reformulando aquellos hallazgos psicológicos en el lenguaje legal de los juzgados, en fin, de proveer toda aquella información legal para que esta pueda ser entendida y aprovechada por las partes.

Informes periciales:

Derecho Civil. La función del Psicólogo Forense se centra en el peritaje de diversos constructos jurídicos ante la toma de decisiones tales como:

  • Incapacitaciones legales.
  • Informes sobre capacidad testamentaria.
  • Valoración sobre secuelas psicológicas en accidentes.
  • Derecho de Familia: En esta vertiente los Psicólogos Forenses asesoran al Juez en los procesos de Separación y Divorcio sobre las medidas a adoptar respecto a los hijos, así como en otras situaciones tales como acogimiento, adopción de menores, etc.
  • Evaluación de la idoneidad de los padres para ostentar la guarda y custodia de los hijos.
  • Valoración de la conveniencia de guarda y custodia única o custodia compartida.
  • Valoración del régimen de visitas, estancias.
  • Valoración de interferencias parentales o Síndrome de Alienación Parental (manipulación de un progenitor al menor en contra del otro progenitor).
  • Valoración de la idoneidad y oportunidad del régimen de visitas para los abuelos.

Psicología del Menor. Se trata del asesoramiento al Juez a través de un informe pericial a demanda de éste donde se valora:

  • La credibilidad del testimonio.
  • El estado emocional y psicológico del menor.
  • La situación de maltrato y/o abuso sexual del menor.

Derecho Penal. Otra de las tareas de los Psicólogos Forenses es el diagnóstico y evaluación de personas implicadas en procesos penales para determinar aquellas circunstancias que puedan modificar la responsabilidad criminal, las secuelas psíquicas, etc. a través de:

  • La Credibilidad del testimonio.
  • La evaluación de víctimas de agresiones sexuales infantiles.
  • La evaluación de víctimas de maltrato y violencia doméstica.
  • La valuación del daño moral, secuelas psicológicas.

Asimismo, la Psicología Forense conlleva capacitar y asesorar a policías, criminalistas u otro personal oficial de las fuerzas públicas de seguridad en pro de proveer información psicológica relevante para el perfilamiento criminal en todos aquellos presuntos actores de hechos punibles.

¿Que suele hacer el Perito Judicial en los juzgados? Entre otras muchas funciones, el Perito ha de intentar comprender el porqué de la conducta del individuo e identificar la existencia o no de una patología o alteración que le impida comprender la ilicitud o veracidad del acto cometido.

¿Cuáles son las pruebas de personalidad más utilizadas en el campo de la psicología? Las pruebas de personalidad más extendidas para determinar la existencia o no de un estado patológico son: Inventario Multiaxial Clínico de Millon MCMI-III (también en su versión para adolescentes y adultos jóvenes MACI); Inventario Multifásico de Personalidad de Minesota, Hathaway MMPI-2; Cuestionario Factorial de Personalidad de Cattell 16PF (actualmente la 5ª edición); Cuestionario de Personalidad de Eysenck EPQ-R; algunas técnicas proyectivas; etc. En todas ellas encontramos índices de los rasgos o características del evaluado, normalmente separados por gravedad o grado de afectación a la persona. Suelen ser útiles para descartar simulación y comprender en mayor profundidad las motivaciones del individuo.

¿En qué consiste la Mediación? La Mediación es un Sistema Alternativo de Resolución de Conflictos y, es alternativo porque es extra-judicial o diferente a los canales legales o convencionales de resolución de disputas; es un intento de trabajar con el otro y no contra el otro, en busca de una vía pacífica y equitativa para afrontar los conflictos, en un entorno de crecimiento, de aceptación, de aprendizaje y de respeto mutuo.
Asimismo, consiste en un proceso voluntario, flexible y participativo de resolución pacífica de conflictos, en el que dos partes enfrentadas recurren voluntariamente a una tercera persona imparcial, el mediador, para llegar a un acuerdo satisfactorio. Este método promueve la búsqueda de soluciones que satisfagan las necesidades de las partes.

El objetivo de la mediación no es el acuerdo sino:

  • Facilitar que se establezca una nueva relación entre las partes en conflicto
  • Aumentar el respeto y la confianza entre estas
  • Corregir percepciones e informaciones falsas que se puedan tener respecto al conflicto y/o entre los implicados en este
  • Crear un marco que facilite la comunicación entre las partes y la transformación del conflicto

¿Qué es el Empowerment? Empowerment quiere decir potenciación o empoderamiento, hecho de delegar poder y autoridad a los subordinados y conferirles el sentimiento de que son responsables de su propio trabajo. Asimismo, significa que todas las partes implicadas tienen el poder para tomar decisiones sin tener que requerir a la autorización de un tercero.
La idea en que se basa el empowerment es que quienes se hayan directamente relacionado con una tarea son los más indicados para tomar una decisión al respecto, entendiendo que posee las actitudes requeridas para ellas. La finalidad es crear un ambiente para que las personas sientan que tienen una influencia real sobre los estándares en sí. Esto genera un involucramiento por para alcanzar las metas marcadas con un sentido de compromiso y autocontrol.

¿Qué es la educación Afectivo-Sexual? La educación afectivo-sexual, es un proceso de por vida de adquisición de información y formación de actitudes, creencias y valores acerca de la sexualidad.
Se ocupa de las dimensiones biológica, sociocultural, psicológica y espiritual de la sexualidad, desde los dominios cognitivo, afectivo y conductual, incluyendo las habilidades para comunicarse efectivamente y tomar decisiones responsables.

  • Que la educación sexual es un proceso, avanza de acuerdo al desarrollo de las niñas y los niños.
  • Que debe darse durante toda la vida.
  • Que incluye todos los elementos de la sexualidad (ser niño o niña, los afectos y las relaciones interpersonales, las sensaciones y ser madre o padre).
  • Que no sólo brinda información, sino que enseña a dirigir adecuadamente la sexualidad.
  • Que abarca tanto aspectos físicos como emocionales, de conducta, valores.

Una educación sexual adecuada desde temprana edad puede contribuir a nuestros hijos se desarrollen en forma más equilibrada siendo capaces de comprender los cambios que experimentan en su propio cuerpo y en sus estados de ánimo, así como en la manera de relacionarse con los demás. De este modo, dispondrán de mejores herramientas para tomar decisiones que les ayuden a vivir su sexualidad y evitar situaciones riesgosas para su salud física o mental.

¿Qué es mejor ir al psicólogo o al psiquiatra? El tratamiento con uno u otro, no depende de la calidad de servicios de estos profesionales, sino del perfil profesional.
El Psiquiatra considera los problemas del paciente como resultado de que algo no funciona bien en el organismo (en el cuerpo); por el contrario, el Psicólogo se centra en aspectos psicológicos (cómo influyen en el problema las relaciones y situaciones sociales, familiares, las emociones propias y de los demás, la opinión y visión personal que se tiene sobre los problemas, etc.). Esto no quiere decir que el psicólogo excluya en su tratamiento los aspectos orgánicos, o que el psiquiatra haga lo propio con los factores psicológicos. Sin embargo, sí debe quedar claro que ambos se diferencian en la mayor importancia que dan a lo psicológico (Psicólogo) o a lo orgánico (Psiquiatra). En consonancia con esto la segunda diferencia está en qué hacen ambos profesionales. El psiquiatra se ocupa, habitualmente, de diagnosticar y recetar un fármaco; y el Psicólogo, junto con el diagnóstico, busca analizar las dificultades específicas del paciente en su día a día y hace un plan ajustado a éstas para superarlas.

¿Cuándo sé que necesito ir al Psicólogo? Un tratamiento psicológico debe aplicarse cuando se tiene un problema que desborda a la persona, es decir, siempre que este dificulta o impide vivir de la forma deseada o que produce gran sufrimiento.
Es preciso diferenciar entre un problema digamos natural o normal y una alteración clínicamente significativa. Son muchos los problemas con los que nos enfrentamos en el día a día, (la muerte de un ser querido, una mala relación de pareja, dificultades en el trabajo, contratiempos en la educación de los hijos, etc.), y frecuentemente nos valemos de nosotros mismos y de la ayuda de la familia o de los amigos para superarlos, sin embargo, cuando estas dificultades son excesivas o incapacitantes en el quehacer diario y provocan un malestar emocional traumático es el momento de acudir a un profesional de la mente humana.
En otras veces la propia persona no es capaz de darse cuenta de que necesita tratamiento psicológico y son quienes conviven con él o ella los que quienes se percatan de sus dificultades (niños, los ancianos con demencia, o de quienes no tienen conciencia del problema (las psicosis) o lo niegan explícitamente (la anorexia, el alcoholismo, el juego patológico, etc.).

¿Quiénes son los profesionales capacitados para realizar un tratamiento psicológico? Legalmente solo pueden realizar un tratamiento psicológico los psicólogos y los psiquiatras. Los psiquiatras son médicos que han completado un periodo de entrenamiento en psiquiatría en centros asistenciales después de haber realizado la carrera de medicina, estos han sido entrenados en diagnóstico psiquiátrico y en la administración de psicofármacos.
Los psicólogos tienen un mayor conocimiento de principios y técnicas psicológicas, aunque no está capacitado para administrar psicofármacos. Muchos psicólogos de los que se dedican al tratamiento psicológico han realizado algún Máster o periodo de formación adicional una vez terminada la carrera, lo cual les proporciona un mejor nivel de preparación en un tema concreto.
Como advertencia importante cabe destacar que la figura del Psicoterapeuta como tal figura no existe como profesional de la salud. No responde a ninguna licenciatura universitaria, por lo que no ofrece garantías para el paciente ni cobertura legal para su actividad.

¿Qué tratamientos psicológicos son eficaces? Son muchos los profesionales se basan en sus propias experiencias para afirmar que sus tratamientos funcionan, pero la experiencia no sometida a prueba se ha mostrado engañosa en múltiples ocasiones y existen métodos más fiables para saber si un tratamiento funciona o no.
El tratamiento psicológico más investigado, hasta el momento es el cognitivo-conductual. De este enfoque derivan diversos tratamientos eficaces para una diversidad de problemas: trastornos de ansiedad, depresión mayor, disfunciones sexuales, problemas de pareja, trastornos de alimentación, drogodependencias, trastornos de conducta en la infancia, control de esfínteres y, en combinación con intervenciones médicas, esquizofrenia, dolor y trastorno de déficit de atención con hiperactividad.
Las terapias psicoanalíticas, psicodinámicas, existenciales-humanistas y sistémicas hasta la fecha no han sido investigadas en profundidad, por lo que resultaría falso afirmar si son eficaces o no.
En general, los tratamientos psicológicos más efectivos tienen objetivos claros y están centrados en la solución de problemas inmediatos, siendo de corta duración (de 2 a 6 meses, aunque es mayor en problemas graves o cuando hay varios problemas) y producen una mejoría tras las 8-10 primeras sesiones.

¿Cuándo se debería acudir a una Terapia de Pareja? Toda pareja en su relación personal con el otro/a sabe cuándo esta empieza a deteriorarse y se tiene el sentimiento de no se ver salida. Ese preciso momento es el indicado para plantearse la posibilidad de que alguien ajeno y profesional (Sexólogo) pueda intervenir para buscar el equilibrio perdido o deteriorado. La terapia de pareja es cosa de dos y aunque normalmente es uno el que da la voz de alarma y el otro/a esté menos dispuesto/a a colaborar habrá que trabajar en equipo para conseguir los fines planteados. El principal problema en el fallo de la terapia de pareja es que se acude al profesional cuando la relación está tan deteriorada que ya no hay solución.

¿En la terapia de pareja cómo se actúa si un miembro de la pareja no colabora? A la hora de acudir a la terapia de pareja, la participación de la mujer es mucho mayor ya que suelen tener un mayor índice de empatía para compartir sus sentimientos y emociones y, también para pedir ayuda. Sin embargo, una vez iniciada la terapia y rotas las primeras barreras, el hombre está tan interesado como la mujer, de hecho, la dependencia emocional del hombre hacia su pareja suele ser mucho más grande que la de la mujer.

¿Cómo suelen desarrollarse las sesiones en pareja, siempre se hacen con los dos miembros de la pareja o hay sesiones individuales? La terapia de pareja conlleva que cada uno tiene que hacer cambios en su comportamiento, siendo esta vía la más apropiada para lograr un progreso. El seguimiento y apoyo para esos cambios se hace en sesiones individuales con cada miembro y luego en las sesiones conjuntas donde se ponen en común el avance manifestado por ambos.

¿En la terapia de pareja solo se habla de los problemas o también conlleva realizar ejercicios prácticos? Los cambios que deben plantearse en las sesiones de terapia de pareja son de comportamiento, por lo tanto, no se trata solo de hablar, sino que también hay que poner en práctica lo necesario para poder convivir y disfrutar uno del otro. Uno de los puntos a trabajar en estas terapias más usuales, es enseñar a la pareja como discutir, qué se puede decir y cómo para no hacer daño al otro, aprender a plantear problemas de forma que se llegue a soluciones y no a discusiones estériles., etc.

¿Realmente es efectividad la terapia de pareja? Datos recientes recogidos indican que en un porcentaje del 75% de las parejas que acuden a terapia, informan de una mejora en la satisfacción matrimonial y en el desarrollo de la relación.

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.