Alta velocidad

Es fácil sucumbir a las reacciones instintivas cuando los adolescentes parecen irritables, especialmente cuando no creemos entender lo que está pasando y lo que deberían estar haciendo. Sin saber cómo decodificar el comportamiento de los adolescentes, cuando los factores emocionales interfieren desde esta perspectiva, los padres son vulnerables a la mala interpretación de estas situaciones difíciles, en base a sus propios sentimientos y, a menudo al engañoso mensaje literal que perciben de los adolescentes. Reaccionar de forma automática pone a los padres en una desventaja significativa, especialmente en situaciones de carga emocional.

Claudia, 17 años, llega a casa de una fiesta de pijamas enfadada y llorando. ¿Por qué tengo que llevar todos estos medicamentos siempre conmigo? Todo el mundo piensa que soy rara y y me miran cuando me los tomo “. (Más tarde se reveló que los frascos de medicinas de Claudia cayeron de la mochila delante de todos.)

Madre de Claudia, “Hey… no fui yo el que le recetó esos medicamentos. Y si no quieres tomarlos, eso es su elección. Pero no creo que estamos pagándolos para que tú no te los tomes … por cierto ¿esa camisa que llevas puesta no es de tu hermana? ¿Por qué siempre tienes que cogerle las cosas sin permiso? Luego tenemos discusiones…” 

Claudia se fue hasta su habitación gritando, “¿Por qué estáis siempre pendiente de mí? No puedo soportaros “.

Madre: “Eres tan hiriente siempre para hablar”

¿Qué pasó aquí?

Claudia llegó a su casa sollozando y, sobre todo sintiéndose mal por su enfermedad y por tener que hacer cosas que su grupo de pares no hace (tomar medicamentos para su problema de atención) …; al final de la discusión, no solo se va a su habitación con este sentimiento, sino que se lleva la culpabilidad de sentirse una mala hija que gasta en medicamentos y la de ser una mala hermana que usa las cosas que no son suyas.

Alta velocidad o, dicho de otra forma, Amplitud Crianza: tomar las cosas personalmente y perder de vista la vulnerabilidad de los adolescentes

La madre de Claudia quedó atrapada en un patrón común de alta velocidad y de alta amplitud de crianza, una dinámica emocional que se disparada a causa de las conductas de los adolescentes y alimentada por repetidas faltas de apoyo hacia los adolescentes que impactarían positivamente.

Su madre estaba agotada y frustrada por las dificultades de función y regulación del estado de ánimo de su hija. Aquí, ella fue provocada por la volatilidad de Claudia y tomó las cosas personalmente. Ella se convirtió en una “enemiga” obsesionada con la amenaza implícita de su hija, que ella tomó literalmente, previendo un inminente escenario de desastre.
En respuesta, la madre subió la apuesta (creo paradójicamente una batalla de control respecto a Claudia por salirse de la responsabilidad de tomar sus medicamentos).
En lugar de bajar el volumen, la madre intensificó la interacción y se convirtió en una parte del problema, dejando a Claudia sin nadie para ayudarla.

La historia real: psicológicamente hablando:

Claudia estaba preocupada con sensación de que no era “normal” debido a sus problemas de la función ejecutiva y del estado de ánimo, que viven con el temor de ser descubierta por sus amigos. Cuando su peor temor se realizó en la fiesta de pijamas, se sintió humillada y expuesta a la desesperada. En un intento instintivo de vergüenza, culpa a su madre… 

Visiblemente, tras el velo de la ira Claudia, confió lo suficiente en su madre como para hacerle partícipe de su problema nada más llegar a casa “en busca de ayuda”, en lugar de aislarse a sí misma. Mala interpretación de lo que ocurría a su hija como ser egoísta, rebelde y “negarse” a asumir la responsabilidad, la madre perdió el verdadero problema, entrando en una batalla que hizo Claudia se sintiera peor. 

Cuando los padres se activan y toman el comportamiento de los adolescentes personalmente, sin saberlo, se incrustan en una mentalidad de enfoque interno que oscurece la percepción y el juicio. En el proceso, la vulnerabilidad de los adolescentes, las limitaciones y necesidad de apoyo se vuelven invisibles y, obstaculizan significativamente a los padres la posibilidad de leer las comunicaciones de los adolescentes y responder de manera efectiva.

Los fuertes sentimientos del pasado, nos pueden transportar fuera del momento presente a través versiones emocionales anteriores de nuestro “software mental” convertido las situaciones presentes, en “flashbacks” (sobrescribir la percepción y la amplificación de las reacciones). 

En este ejemplo, la madre no reconoció su propia sensibilidad de cuando ella fue adolescente, y experimento la discusión con Claudia como una amenaza actuando con una mayor potencia de contención, lo que dio a una menor capacidad para manejar la situación.

¿Cómo los padres pueden ayudar a los adolescentes?

Un ejemplo positivo:

Los padres pueden anclarse en conseguir sus deseos enfocados en aprender a leer los subtextos de la conducta de sus hijos adolescentes y ser vigilantes de sus propios factores desencadenantes emocionales con el fin de dar un paso atrás a la hora de tomar las cosas personalmente.

La madre de Claudia buscó mi ayuda después de este episodio y reconoció como sus reacciones emocionales confunden sus percepciones y juicios con Claudia.
Irónicamente, cuando los padres se sienten abrumados por sus propias funciones ejecutivas estos se ven fuera de línea también.
Cuando el tema surgió de nuevo, la madre de Claudia mantuvo la compostura y se dio cuenta de que su hija estaba tratando de decirle algo. Preparándose, escuchó y vio más allá de la ira. Se recordó que no necesitaba defenderse contra amenazas de Claudia o hacer cualquier cosa. En cambio, ella cambió su atención a la cantidad de Claudia estaba luchando y, trabajó en tolerar lo que su hija estaba experimentando y simplemente estar presente.

Rompiendo el silencio sobre los secretos con personas que son seguros y que aceptan es el antídoto a la vergüenza. Esto es parte de lo que ayudó a Claudia cuando ella fue capaz de hablar con su madre sobre sus sentimientos… Tras la interacción reparadora con su madre, el episodio cambió el estado de ánimo de ambas y, Claudia parecía sentirse mejor.

Diagnosticar a los adolescentes: Resumen

Un Diagnóstico Erróneo de lo que está pasando con los adolescentes, es una de las causas más comunes en los ocultos esfuerzos fallidos por parte de los padres, que conducen a una frustración acumulada y a la desmoralización tanto por parte de los padres como por parte de los adolescentes. Esto puede ser especialmente problemático, cuando los sentimientos son fuertes y los puntos ciegos conducen a una falsa confianza en la exactitud de las percepciones acerca de los hijos, perpetuando un ciclo de conexiones pérdidas o rotas.

En algunos casos, sin embargo, los padres pueden no comprender las motivaciones y las experiencias del día a día de la adolescencia. Cuando esto ocurre, la dificultad de “ver” puede ser causada por varios factores, incluyendo: estrés, la falta de verdadera curiosidad, así como no saber cómo interpretar el comportamiento y las emociones de los adolescentes. Este tipo de situaciones, aunque más silenciosas y más insidiosas, son hirientes, ya que crean una falta de conexión entre los padres y los adolescentes, dejando de nuevo a los adolescentes sin apoyo.
Los padres pueden mejorar su comprensión hacia sus hijos adolescentes de las siguientes maneras:

  • Centrándose en darse cuenta, en lugar de darles forma…
  • Recibiendo el aporte de otras personas que conocen a sus hijos adolescentes…
  • Observando y escuchando…
  • Manteniendo una presencia de ánimo…
  • Valorando cuando los adolescentes hacen bien las cosas…
  • Dando marcha atrás a partir de “lecciones” y énfasis en el rendimiento…

Consejos para los padres sobre la gestión de fusiones hacia sus adolescentes:

SI

  • Anticipar y planificar para las interacciones difíciles. Piense en lo que quiere lograr a la hora de decidir qué
  • Deje que los adolescentes expresen sus sentimientos sin interrumpir o juzgar. Espere hasta que las cosas se enfríen antes de tener una conversación real.
  • La práctica de aprendizaje,para hacer una pausa, parar y pensar antes de reaccionar . Recuerde que su propio equilibrio ayuda a regular los adolescentes.
  • Dé un buen ejemplo: poseer hasta sus propios errores y el comportamiento negativo.
  • Captura y crear oportunidades para conectar (no intrusivamente) aproximadamente neutro en las actividades y los temas en los que los adolescentes están naturalmente motivados, interesados y confiado, por ejemplo, programas de televisión, deportes, aplicaciones de telefonía mó

NO

  • No decir o hacer cosas que hacen las apuestas más altas o subir la intensidad.
  • No utilice el miedo o la falta de previsión, como un motivador – se inmovilizará los adolescentes, y / o conducir a la búsqueda de alivio, luchas de control
  • No dar consejos no solicitados sin preguntar primero si lo desean.
  • No eliminar cosas que son saludables o que tienen un efecto positivo en los adolescentes.
  • No agregue a la vergüenza de los adolescentes al criticar y ponerlos abajo. Al hacerlo, también puede aumentar la ira y la culpa como protección contra sentir mal consigo mismos.

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.