Con pies de plomo

“La vida te dará toda la experiencia para la evolución de tu conciencia.”

Todos pasamos por reveses en un momento u otro al largo de la vida. Es la forma en que respondemos a los retos, la que determina si vamos en caída libre o sin en cambio estamos creciendo y desarrollando nuestra personalidad.

En mi trabajo, los pacientes a menudo inician la terapia durante algún contratiempo, como por ejemplo un episodio de depresión, la pérdida de un ser querido, una ruptura, una recaída, etc. Muchos esperan que el progreso o la recuperación sea lineal; es decir, que deben sentirse mejor y, mejor cada día, en un camino recto hacia arriba. Sin embargo, es más común que las personas progresen y después experimenten un retroceso, para posteriormente aprender de ello, recuperarse y, avanzar de nuevo.

Cuando se produce un factor de estrés o de transición en la vida, es normal experimentar este tipo de regresión, de retroceso a los viejos patrones o, de comportamientos y formas de pensar.
El desarrollo psico-espiritual ayuda notablemente a aprender a reconocer los “loops” en la vida y poner en práctica estrategias para recuperarnos y volver a la ruta que teníamos marcada en nuestro “gps”. Estos patrones, incluyen la práctica de la auto-compasión, el cuidado persona
l, el acceso a la ayuda, reflexionar y aprender del revés, pensar en positivo y tomar medidas para avanzar, etc.

“El objetivo es que las regresiones sean menos y, menos frecuentes, así como menos intensas”

A través de mi trabajo como asesor de mis pacientes en sus horas más oscuras, he llegado a reconocer que los retos, son oportunidades para el crecimiento, la curación y el desarrollo personal. Las dificultades promueven la comprensión, la conciencia, la compasión, la fuerza, la resistencia y la sabiduría.

En mi propia vida, mis momentos de mayor reto personal se produjeron después de la muerte de mis padres y, otras experiencias que en una u otra forma tuvieron una antes y un después significativo para mí. Estas experiencias fueron profundamente traumáticas y, experimentaron en mí, una pérdida profunda, un tremendo miedo y la terrible incertidumbre sobre si yo, sería capaz de manejar mi vida sin su apoyo.
Procesé mis sentimientos a través del deporte, la meditación, la escritura y otras prácticas aprendidas durante mi desarrollo profesional. El resultado de este trabajo duro y, con un poco de tiempo, fue que supe que era mucho más fuerte y, más capaz de lo que jamás hubiese podido pensar. Ahora tengo confianza en mi capacidad de recuperación de cualquier circunstancia traumática.

Si tú estás experimentando un retroceso o cualquier situación que te produzca desasosiego, ansiedad, depresión, etc. no temas; la vida te da una experiencia de crecer; pero no olvides también, que no debes tener miedo, ni vergüenza a pedir ayuda, nosotros los psicólogos os tendemos la mano y, sobre todo, os facilitamos las herramientas para vuestro desarrollo personal…

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.