Cuatro Rituales Estoicos

Resistencia, Fortaleza Mental… en estos días se habla mucho acerca de estos términos, pero tal vez no debería hacerlo tan a la ligera. De hecho…

¿Cuál es la Modalidad psicológica más efectiva que tenemos hoy para conseguirlo?

¿La Terapia Cognitiva Conductual, el Modelo Humanístico-Existencial, la Psicología Humanista, la Psicodinámica o Psicoanalítica, el Modelo Transpersonal, ¿el Modelo Sistémico ?

Hace ya más de 2000 años, los antiguos filósofos estoicos, realmente ya sabían lo que estaban haciendo cuando se trataba de la construcción de la fortaleza mental.

Sea cual sea la corriente psicológica con la que se trabaje, soy de la opinión que el estoicismo y el arte de la felicidad, son un buen anclaje para afrontar los desafíos modernos a los que nos vemos expuestos hoy en día.

El estoicismo nos proporciona un rico arsenal de estrategias y técnicas para desarrollar la resiliencia psicológica… En cierto sentido, el estoicismo antiguo era el abuelo de todos los libros de “autoayuda“, sus ideas y técnicas han inspirado a muchos enfoques modernos para el desarrollo personal y terapia psicológica. Generalmente se acepta que la psicoterapia moderna es la que más se parece a la antigua estoica, ofreciendo “remedios” para los problemas emocionales… Sin embargo, una gran cantidad de personas que escuchan “estoico” por primera vez, no tengan claro el concepto. 

El “Stoa” en “estoicismo” significa porche, Ahora “Porchism” abarca una gran cantidad de ideas diferentes, pero para nuestro propósito nos centraremos en dos principios que son fundamentales:

En primer lugar: “Las personas no son perturbadas por los acontecimientos, sino más bien por sus juicios sobre los acontecimientos.”

Ser despedido, por ejemplo…  es una mala noticia, pero, quizás ahora tengas la posibilidad de encontrar uno mejor… ¿entonces el despedido es bueno?… Los eventos son ni buenos ni malos; sino que es su interpretación la que hace que sea bueno o malo.

Así que cuando culpas un evento con tus sentimientos, quizás sea simplemente una visión errónea.

La lluvia no te hace sentir triste, tus creencias sobre la lluvia es lo que te hace sentirte triste.

En segundo lugar: Es importante saber lo que podemos controlar y lo que no se puede.  Para los estoicos, la única cosa que siempre realmente tiene control sobre los pensamientos es aquella que es deliberada. No se puede controlar a otras personas, no se puede controlar la naturaleza y, no siempre podemos controlar nuestro propio cuerpo.

Cuando nos sentimos contrariados por algo que no podemos controlar (que es la mayoría de las cosas) sentimos que debemos de tener el poder de hacerlo, por eso nos enojamos, nos frustramos o nos ponemos triste. Sí tal vez la gente aceptara sus limitaciones, tal vez no se sentirían así.

Tenemos que aceptar que no tenemos el control sobre un montón de cosas, pero atención, eso no quiere decir que debamos darnos por vencidos a la primera de cambio.

Podemos influir en las cosas y se puede tratar de afectar sobre ellas, pero no nos engañemos, nadie “debe” tener un control del 100% sobre un resultado, porque si no, nos encontraremos emocionalmente alterados si las cosas no salen como planeamos.

Las emociones negativas son fundamentales para la resistencia y la dureza mental. Vamos a aprender cómo poner a trabajarlas…

¿Cuál es el primer paso para conseguir mentalmente más fuerte?

Preguntarnos: ¿Qué es lo peor que puede pasar?”

Un emperador romano y filósofo estoico Marco Aurelio escribió: Comience cada día diciéndose a sí mismo; Hoy me reuniré con la interferencia, la ingratitud, la insolencia, la deslealtad, la mala voluntad, y el egoísmo …

¿Por qué el mundo debería empezar el día con ese pensamiento en su cabeza?              

 “Para que nada nos sorprenda y estar preparados

La compra de un seguro de vida no significa que quieres morir; esto significa que, de manera realista, reconoces que puede suceder y que quieres estar preparado. La idea general de este método, es que, si estás preparado, nada te sorprenderá y no te sentirás frustrado.

Cuando estamos irrealmente optimistas, cuando nuestras expectativas están totalmente fuera de control, nos frustramos y nos rendimos. Pero al pensar en lo que podría ir mal en cualquier situación, nos preparamos mentalmente para ello y nos mantenemos en jaque.

Desde el estoicismo y el arte de la felicidad, Séneca escribe: Debemos contemplar los acontecimientos de antemano, por lo que nada nos tomará de sorpresa de esta manera, como “Lo que es bastante inesperado, es más aplastante en su efecto, y lo inesperado se suma al peso de un desastre”.

Lo que él quiere transmitir es que debemos, por tanto, “proyectar nuestros pensamientos por delante de nosotros” e imaginar cada revés concebible para que podamos fortalecer nuestra mente para hacerles frente, o como decimos hoy en día, para desarrollar Resistencia Psicológica de cara a la adversidad.

En terapia llamamos a esto “Decatastrophizing“, una palabra elegante para darnos cuenta de que no es el fin del mundo.

Por ejemplo; en su primer día en el trabajo, algo salió mal y se asustó. Unas semanas más tarde, ocurrió lo mismo y que ni siquiera se inmutó. Uno se acostumbra a ello… Por lo que tomar el tiempo para pensar en lo peor que puede suceder, bajará el volumen de esas emociones negativas cuando sea necesario, permitiéndonos capear la tormenta cuando nos enfrentemos a ella.

Al igual que en el estoicismo, una amplia gama de situaciones, se pueden llegar a ensayar, por lo que la resiliencia emocional general se desarrolla a través de todo un proceso explicado por analogía con la inmunización viral.

Exponiéndonos a pequeñas dosis de estrés de una manera controlada, se puede construir defensas más fuertes y llegar a ser menos vulnerables cuando nos enfrentemos a un problema de la vida real.

La resistencia psicológica tiende a “generalizar”, por lo que incluso las situaciones que están previstas, pero no directamente ensayadas pueden ser experimentadas como menos abrumadoras, siempre que una amplia variedad de otros factores adversos haya sido anticipados y hecho frente a ellos elásticamente.

Así que si has pensado en lo peor y que estás preparado; estupendo…. ¡Pero! utiliza una “Reserva de la cláusula

El filósofo estoico Epicteto llamado “Hupexhairesis”… mejor vamos a seguir con llamándola una “Cláusula de Reserva”, comento; Cuando alguien dice: “si Dios quiere …” o “Si el destino así lo permite …”, eso es una cláusula de reserva. Están reconociendo que al menos una parte de los resultados no están bajo su control.

Cuando se utiliza una cláusula de reserva, si las cosas no salen bien, no bajan su autoestima, ni nos hace renunciar a nuestro objetivos, ya que sabemos que no tememos el 100% del control, y por lo tanto no puede ser el 100% de su culpa nuestra.

Esto no es una excusa para ser perezoso, se trata de reconocer que tú tienes el control sobre el proceso, pero no sobre el resultado. Diciendo: “Estoy decidido a obtener una A + en ese examen te estas engañando, ya que está fuera de su control; pero decir, “Voy a estudiar al máximo para obtener una A +” eso si está bajo su control.

Centrándonos en lo que podemos controlar, también nos damos un plan de acción. Al reconocer todo sobre lo que tenemos poder al estudiar, sabremos lo que tenemos que hacer a continuación.

Si piensas que puedes controlar los resultados, la realidad terminará dándote fuerte en la cara y te permitirá saber quién es el “profesor”. Esto te hará sentir enojado contigo mismo o enfadado con el mundo, o lo que es peor, dándote por vencido.

En las palabras del gran estoico, Seneca: El sabio mira hacia el objetivo a través de todas las acciones, no sus consecuencias; los inicios están en nuestro poder, pero la fortuna juzga el resultado, y yo, no le concedo un veredicto sobre mí.

Mirar desde arriba

Cuando las cosas se ponen boca abajo y pensamos en, los estoicos sabían que lo que se necesitábamos era mirar desde otra perspectiva.
El mundo es un lugar muy grande, la vida es larga, o corta, según se mira, pero cuando lo vemos todo en una escala de grises, nos olvidamos de ello…

Así que dar quizás el secreto está en dar un paso atrás y mirar un poco desde la distancia.

Marco Aurelio decía: Muchas de las ansiedades que acosan son superfluas; no son reales, sino criaturas de nuestra propia fantasía.  Podemos librarnos de ello dejando de un lado esos pensamientos negativos que invaden nuestro universo, contemplando las extensiones ilimitadas de la eternidad.

A los estoicos les gusta tomar la “vista desde arriba.” Imagínate a ti mismo viéndote desde el cielo. Ahora ves lo pequeño que eres en comparación a la ciudad donde te encuentras. Y lo pequeña que es la ciudad si la comparas con el país. Y lo pequeño que es el país si lo comparas con el mundo. Y el mundo es sólo un pequeño punto azul en la galaxia.

Esto no quiere decir que eres insignificante. No que debes quedar atrapado en tus interpretaciones de los acontecimientos, ya es probable que estés confundido acerca de lo que estaba bajo tu control. Tus problemas son pequeños. Y al igual que tú eres pequeño en comparación con la Galaxia…, el problema actual es probable que sea minúsculo en el gran esquema de tu vida.

Sí, te equivocaste. Pero ¿y qué? No es la primera vez, ni será la última… el Premio Nobel, Daniel Kahneman llama este error común una “Ilusión de enfoque“: Nada en la vida es tan importante como podemos pensar que es mientras nosotros estamos pensando en ello.

Cuando vemos los problemas en una perspectiva más grande como “la vista desde arriba”, podemos verlos como una ilusión de enfoque y, así mantenernos mentalmente fuertes bajo una presión más intensa.

Los estoicos practicaban un ritual muy importante fue “La contemplación de la Salvia.La Salvia es al estoicismo, lo que el Buda es el budismo; los estoicos sentían que necesitaba un modelo a seguir. Alguien a quien admirar, y alguien en quien inspirarse. Pensando en esa persona puede tener una buena orientación y fortaleza.

En las palabras de Séneca: Elija a alguien cuya forma de vida, haya ganado su aprobación, así como las palabras que profesa, y cuyo rostro refleje el carácter que hay detrás de él. Sera siempre lo que cada uno precisa al mismo, ya sea como su tutor o como su modelo. Hay una necesidad, en mi opinión, para alguien como un estándar contra el cual los personajes pueden medirse.

¿Cómo elige tu modelo a seguir? Pregúntate a quién admiras. ¿Quién quieres ser?…

“Debes construir tu propia resiliencia, aprender a sobrevivir y prosperar en cualquier situación”

¿Qué cualidades admiras más en los demás? ¿Qué clase de persona, en última instancia, es lo que quieres ser en la vida? Si este es nuestro estándar, entonces, en cierto sentido, el concepto de “resiliencia” debe estar subordinado a ella.

Resiliencia” se refiere a tu capacidad para mantener tu compromiso con la vida, una vida emulando una forma ideal, incluso en la cara de la adversidad, y para volver a comprometerte con tus valores, consiguiendo de nuevo la marcha después de un revés que ha llevado temporalmente por mal camino.

Y, para que conste, esto no es sólo un montón de tonterías inspirada en hace más de 2000 años. Las investigaciones muestran que pensando en la gente que admiras, puede ayudarte a tomar mejores decisiones.

Brian Wansink enseña psicología de los alimentos en la Universidad de Cornell. En un experimento realizado en un colegio, y antes de que los niños empezaran a comer en su turno de comedor, les preguntó ¿Qué postre comería Batman?” Esa pregunta hizo que muchos de ellos cogieran una manzana en vez de unas natillas para postre… ¿Qué pasa con los adultos? El mismo principio ¿verdad?, tus propios héroes pueden hacerte fuerte si se piensa en ellos cuando los tiempos son difíciles.

Muy bien, que ya hemos aprendido un montón de cosas sobre los estoicos, vamos a resumir todo este “tocho” y encontrar la manera más sorprendente para conseguir ser más felices a medida que mentalmente seamos más fuertes …

Estos son los Cuatro Rituales Estoicos que le pueden hacer mentalmente más fuerte:

  • Pregunta: “¿Qué es lo peor que me podría pasar?”… No te sorprenderás y estarás mejor preparado; eso es una receta para la perseverancia.
  • Use una “cláusula de reserva”… Si el destino lo permite, esto te ayudará a persistir después de la decepció (Si no es así, está fuera de mi control.)
  • Tomar la “vista desde arriba”, poner las cosas en perspectiva. Lo que ocurrió, probablemente no es lo peor que te haya sucedido…
  • Pregunta: “¿Qué sería lo que hiciese Batman?”, o Superman, o cualquier héroe que nos guíe en nuestro comportamiento y nos de fuerza…

Algunas personas después de todo esto todavía tendrían un poco de miedo en pensar seriamente en ¿Qué es lo peor que puede pasar?”.
Para ser justos, “lo peor” no es agradable para nadie, e incluso los estoicos sabían que pensar en esto no era nada divertido, pero por extraño que parezca, hay un muy buen efecto secundario al considerar lo terrible; en realidad puede hacernos más felices.

Es posible que haya oído hablar de un principio llamado “La Rutina Hedonista.” Es uno de los hallazgos más deprimentes en la investigación de la felicidad. Se dice que con el tiempo nos amoldamos a lo que sucede de bueno para nosotros… Se obtiene un aumento de sueldo … y luego se toma por sentado, ¿Coche nuevo?, pero cuando nos imaginamos perder las cosas que hemos dado por hecho, los estudios muestran que el efecto temporalmente se invierte, nos volvemos más agradecidos, y más felices…

Los autores plantearon la hipótesis de que pensar en la ausencia de un evento positivo de la vida de uno, mejoraría los estados afectivos más que pensar en la presencia de un evento positivo, pero que la gente no podría predecir el momento de presentar pronósticos afectivos … Como se predijo, la gente en la condición anterior reportó estados afectivos más positivos.

Ahora ya sabes… ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo

 

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.