Por favor sígueme y dale a Me Gusta
Calendario
abril 2020
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Categorías

© 2015-2020, Tony Crespo. Todos los derechos reservados.logo-tonyCrespo

El arte de vivir despiertos

En diciembre de 2019 en China, un virus de un tipo de gripe, al parecer, pasó de los animales a infectar a los seres humanos. Es un virus veloz, en cuestión de semanas ha llegado a casi todos los rincones del planeta paralizando a los países, haciendo temblar a sus estructuras, poniendo en jaque a todas las personas sin distinción. Un virus no es ni siquiera considerado una forma de vida por la ciencia, se parece más a un pedazo de información programado para producir enfermedad.

El mundo se ha visto sometido a este virus con forma de Corona, y emociones como el miedo, la ira, la desesperanza han surgido con mucha fuerza.

Recuerdo una historia que ilustraba el camino adecuado para practicar con las emociones fuertes, como el miedo, la ira, la ansiedad: un hombre se da cuenta a la mitad de la noche que su casa se está incendiando, y en lugar de hacer algo e intentar apagar el fuego, el hombre sale desesperado a buscar el culpable del incendio mientras su casa se reduce a cenizas”

Parece que el Coronavirus hoy ha incendiado nuestra casa; resulta paradójico pensar que un microscópico virus tiene a nuestra poderosa civilización temblando. Esa casa, que hasta hace unos días dábamos por sólida, hoy está incendiándose. Y nosotros nos estamos quemando también. Las emociones que han surgido en estos días nos indican que, como el hombre de la historia, estamos respondiendo de una manera no apropiada.

En mi experiencia profesional he aprendido que en todos los seres existe el germen del sufrimiento, pero también existe el germen del despertar, de la liberación y de la compasión. La manera apropiada de responder frente a un incendio es tomando refugio, atendiendo a esa emoción y observando su enseñanza. ¿Qué ganamos buscando al culpable del incendio? ¿Qué ganamos luchando contra el fuego?

¿Qué mensaje nos ha traído este coronavirus?

He podido identificar al menos 3 mensajes:

1. El regalo de la pausa:

¿No les ha pasado que por un largo tiempo sentían esa carga pesada de sentir que estamos sobre un carro que parece ir destrozando todo a su camino, sin frenos y en dirección al precipicio?

La Hora del Planeta es un llamado que se ha realizado desde el año 2007 pidiendo a las personas, industrias y países a sumarse por una hora cada fin de marzo para que se apaguen las luces y se de algo de descanso a la Madre Tierra. Es impresionante que el coronavirus ha logrado lo que la comunidad científica, el mundo indígena y miles de organizaciones civiles no ha conseguido, que paremos. Este es un tiempo precioso de reflexión y, de repente, la máquina se ha detenido… y el cielo se ha vuelto más azul, el aire más limpio, los pájaros más contentos. ¿Los puedes escuchar? ¿Puedes sentir esta frescura? Ahora mismo podemos mirar los ojos de nuestros seres queridos y apreciarlos en todo su esplendor. Esta oportunidad nos invita a darnos cuenta de los numerosos regalos que tenemos alrededor.

2. El regalo de la incertidumbre:

Sabemos perfectamente que nada permanente, todo es una red de procesos temporales que aparecen y desaparecen. Dentro de estas formaciones sucede también nuestra vida; aunque no nos guste pensar en ello, tarde o temprano desapareceremos. Hoy el futuro es incierto, trabajos se perderán, algunos morirán, las cosas no serán las mismas.

El futuro hoy se ve incierto y asusta. Nos cuesta descubrir que esta siempre fue nuestra condición. ¿Ves el regalo regalo precioso escondido aquí? Solo existe este momento. Mientras estamos aquí, podemos aceptar esta incertidumbre y abrazarla para volver nuestra conciencia sobre la maravillosa posibilidad de seguir respirando en este momento y así mirar la vida con nuevos ojos a cada instante. «Momento presente, momento maravilloso».

3. El regalo de la compasión:

Como somos una suma de procesos, en realidad es en esta red que sucede nuestra vida no hay nada ni nadie que pueda existir por sí mismo. Acaparar alimentos, artículo desinfectantes, mascarillas, papel higiénico… ¿es realmente una buena idea cuando tu casa se quema? ¿Cuál es el próximo paso: esconderse en una cueva? ¿ Qué vamos a hacer en mundo solos con nuestros paquetes de papel higiénico?

Mejor, miremos a nuestro alrededor y descubramos que siempre fuimos un solo cuerpo, que vivir aislados nunca tuvo sentido, que de esto solo podemos salir juntos.


Lo único que ha estado solo durante este tiempo ha sido nuestra idea de que podemos vivir separados”


Seguramente han visto videos en estos días de personas cantando ópera en los balcones para dar aliento a los demás, gente ofreciendo sus servicios de manera gratuita, gobiernos escuchando a los científicos, profesionales de la salud siendo héroes,
etc.la compasión ha emergido de nuestros corazones.

Si lo piensas, si puedes ver más allá de las tragedias, quizás puedas creer como yo que el coronavirus está pasando por este planeta repartiendo estos regalos.

Quizás estos regalos que he descubierto y he compartido no te resulten sensatos, quizás no son la mejor respuesta para el incendio que estamos viviendo, seguro no garantizan nuestra continuidad en este planeta ni nos den la solidez que deseamos en estos momentos.

No olvidemos que solo desde la incertidumbre podemos aceptar que somos temporales y que eso es un regalo; no olvidemos que todos tenemos este potencial para despertar. Esta naturaleza profunda que está en nosotros está también en todos los demás seres animados e inanimados, incluidos los virus, y permite que nuestras acciones se motiven desde aquello que sí apagará el incendio: la compasión, la bondad, la generosidad, la calma.

Si practicamos con entrega y regamos estas semillas, seguramente podremos, frente al incendio, respirar y extender nuestras manos al servicio de todos los seres, levantando la aspiración de que todos estemos bien. Este es el camino, y lo demás quizás vendrá por añadidura.

El arte de vivir despiertos

Síguenos y dale me gusta:
error
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

error

¿Te gusta este blog? Síguenos y dale me gusta: