Por favor sígueme y dale a Me Gusta
Calendario
octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Categorías

© 2015-2020, Tony Crespo. Todos los derechos reservados.logo-tonyCrespo

El porqué del suicida

¿Alguna vez has pensado en el suicidio? ¿En lo que podría ser la vida de los que te rodean sin ti? ¿Has tenido ganas de morir después de perder lo que más querías: hijos, pareja, hermanos, padres… o incluso algún tipo de relación que contribuyó positivamente a tu vida?.

Si es así, es absolutamente “entendible” ya que son muchas las personas las que han «tanteado» con la idea de poner fin al dolor emocional y psicológico -y en ocasiones físico-.

Lamentablemente durante muchos años la gente ha mirado negativamente sobre aquellas personas que se han planteado el tema del suicidio y más aún si lo han intentado; tratándolos de enfermos mentales o de débiles. Sin embargo, es importante empatizar de algún modo, para comprender por qué una persona se siente tan impotente que la muerte se convierte en el único remedio para el dolor. Por desgracia, este tema nos llevaría demasiado tiempo para escribirlo aquí, pero sin duda, hablar de los signos y síntomas que deben alertarnos es posible a la hora de buscar ayuda profesional.

El suicidio es un tema muy difícil, especialmente adolescentes, ya que cualquier mención de suicidio podría desencadenar una cascada de desafíos en el ámbito social, tales como la percepción de debilidad o vulnerabilidad de la gente, sentirse presionado para ocultar o ignorar los pensamientos, ser juzgados, etc. es muy triste que la palabra suicidio provoca juicios sociales, emocionales o psicológicos. Por desgracia, incluso dentro del sistema de salud mental una sola mención de la palabra suicidio puede causar una imagen personal de «enfermo» del individuo y sugerirnos una serie de preguntas dirigidas a determinar el riesgo y la legalidad.

Por supuesto, todo esto se hace para proteger a la persona que está hablando de suicidio, pero a veces todos los deseos individuales no bastan para expresar sus pensamientos y sentimientos, no se pueden evaluar, juzgar, o hecho sentir como una mala persona.

Una de las cosas que he aprendido a hacer con mis pacientes adolescentes es normalizar la discusión de los pensamientos y sentimientos suicidas sin tener que ir de inmediato en «modo de evaluación.»

La mayoría de mis pacientes sólo quieren ser escuchados y no saben expresar su dolor al hablar de sus sentimientos y pensamientos suicidas. Otros, sin embargo, están pensando en ello, tienen un plan e incluso pueden llegar actuar sin previo aviso. Sin embargo, para otros muchos, simplemente quieren discutir lo que les molesta, sacarlo de dentro, y buscar una solución. Para otros, sin embargo, resulta primordial escucharles y detectar a tiempo si los comentarios autilíticos son reales, e involucrar a la persona y a la familia.

Existen algunas preguntas que utilizamos los especialistas en suicidio, encaminadas a recopilar información del paciente y, sobre todo, para trazar un plan de actuación urgente, con la finalidad de abordar el problema buscando una resolución positiva.

Preguntas tipo:

¿Cuánto piensas en el suicidio?

Esta pregunta se hace para medir la frecuencia con la que el individuo piensa en el suicidio. Las personas que a menudo piensan en el suicidio son a menudo los que con frecuencia se encuentran deprimidas, ansiosas, o no motivadas por los desafíos de la vida. Constantemente «tener» la idea de la muerte o del suicidio puede ser señal de que el individuo está bien pensando en ello (incluso inconscientemente) por sí mismos o es extremadamente deprimido. También debemos considerar la cultura del sujeto y comportamientos culturales antes de asumir el individuo es querer quitarse la vida.

¿Alguna vez has pensado en cómo lo harías y, si es así, ¿estás pensándolo ahora?

El objetivo de esta pregunta es normalizar el pensamiento. Todos hemos tenido que luchar con las realidades que son dolorosas o decepcionantes. Es por eso que es importante a la hora de hacer esta pregunta que se presente la cuestión en una forma compasiva, amable, y una manera cariñosa.

Hacer esta pregunta con rabia o de una manera condescendiente sólo conducirá a la persona a rechazar todo lo que tiene que decir a ellos.

El otro objetivo de esta pregunta es obtener que la persona hable, y puedan revelar cómo se sienten y por qué. Si la persona responde correctamente, tendremos información sobre si es o no el individuo está considerando el suicidio, pero también se sabrá cuántas veces en el pasado esta persona ha pensado en el suicidio.

¿Qué tan fuerte es la sensación que tienes en una escala del 1 (siendo la mínima sensación) a 10 (siendo esta recurrente y continua)?

Esta pregunta nos permite medir la intensidad de los pensamientos y si la persona está en la necesidad de intervención en crisis o terapia. La respuesta a esta pregunta determinará los pasos a seguir. Por desgracia, no hay nada en la salud mental que se puede asegurar, como en cualquier intervención médica.

¿Crees que es posible que lo hagas y si es así, ¿en qué puedo ayudar porque realmente me importa?

Esta es una pregunta humilde y honesta que la mayoría de la gente es probable que responda. No está juzgando, no está condenando, no está juzgando a la persona, o haciendo que la persona se sienta culpable.

Aquí la intención es atraer la atención a cómo se siente personalmente acerca de la situación y pidiéndole ayudar para poderle ayudar. Si la persona dice algo similar a «no hay nada que pueda hacer, o déjame solo en este momento,» puede darles el espacio, pero manteniendo la atención muy alerta..

¿No puedes pensar en ninguna razón por la que debas permanecer vivo?

Esta pregunta puede ayudar a la persona a volver a la realidad mientras se centra en las razones por las que debe darse una segunda oportunidad. A veces estamos tan desanimados o tan heridos que confundimos las emociones y, nos hundimos al no poder ver el bosque por culpa de los árboles. Sin embargo, tener a alguien para ayudarnos a concentrarnos en los detalles pueden ser un método muy poderoso.

Siempre y digo siempre en todos los casos no dudéis ni un instante en pedir ayuda a un Psicólogo especializado, estamos ahí para caminar de la mano con la persona implicada y, a pesar que sabemos que el suicidio es un tema muy difícil hablar, especialmente con los padres de los niños y adolescentes que han considerado el suicidio, los pensamientos suicidas expresados por los demás son de miedo, confusión y necesitan de atención.

Como siempre, por favor comparta sus pensamientos y experiencias a continuación. Tal comunidad impresionante de los lectores que nunca dejan de educar a sí utilizando su experiencia y las historias.

Síguenos y dale me gusta:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

error

¿Te gusta este blog? Síguenos y dale me gusta: