El Sexo fuerte

Capitulo primero. (Hombres Maltratados)

Este será el primero de dos artículos que hablaremos esta semana; los cuales harán referencia a los malos tratos dentro de la pareja, más comúnmente conocido como violencia de género… aunque como veremos en este primero, el género, no siempre es el femenino…

Aunque la mayoría de las víctimas de violencia doméstica son mujeres, el maltrato a los hombres ocurre con mucha más frecuencia de lo que probablemente esperaríamos. Normalmente, los hombres son físicamente más fuertes que las mujeres, pero eso no necesariamente hace más fácil escapar de la violencia de una mala relación. 

Un hombre maltratado puede enfrentarse a una escasez de recursos, al escepticismo de la policía y los principales obstáculos legales, especialmente cuando se trata de obtener la custodia de sus hijos de una madre abusiva, sin importar su edad, ocupación u orientación sexual; sin embargo, usted puede superar estos desafíos y escapar del abuso.

¿Por qué puede ser difícil para los hombres hacer frente al abuso?

Si usted es un hombre en una relación abusiva, es importante saber que no está solo. Sucede a los hombres de todas las culturas y todos los ámbitos de la vida. Las cifras sugieren que hasta una de cada tres víctimas de violencia doméstica son hombres. Sin embargo, los hombres son a menudo reacios a denunciar el abuso por parte de las mujeres porque se sienten avergonzados, o temen que no les crean, o peor aún, que la policía asumirá que desde que son varones son el perpetrador de la violencia y no la víctima.

Una esposa o pareja abusiva puede golpear, patear, morder, golpear, escupir, tirar cosas o destruir sus posesiones para compensar cualquier diferencia en la fuerza, ella puede atacar mientras que la víctima está dormido para sorprenderle. También puede usar un arma, como una pistola o un cuchillo, o amenazar a los hijos, o incluso dañar a sus mascotas. Por supuesto, el abuso doméstico no se limita a la violencia. La cónyuge o pareja también puede:

  • Abusar, menospreciar o humillar delante de amigos, colegas o familiares, o en sitios de redes sociales.
  • Siendo posesiva, celosa, o acosar con acusaciones de ser infiel.
  • Escondiendo las llaves del coche o los medicamentos, intentando controlar dónde va y a quién ve.
  • Tratando de controlar cómo gasta dinero o deliberadamente incumplimiento las obligaciones financieras conjuntas.
  • Haciendo falsas acusaciones y denuncias acerca de su pareja a sus amigos, compañeros de trabajo, o la policía.
  • Amenazando con dejarle y evitar que vea a sus hijos si este denuncia el abuso.

Si eres gay, bisexual o transgénero

Usted puede experimentar violencia doméstica si está en una relación con alguien que:

  • Amenaza con decirle a amigos, familiares, colegas o miembros de la comunidad su orientación sexual o identidad de género
  • Le dice que las autoridades no ayudarán a una persona gay, bisexual o transgénero
  • Le dice que dejar la relación significa que está admitiendo que las relaciones entre gays, bisexuales o transexuales son desviadas
  • Justifica el abuso, diciéndole que usted no es “realmente” gay, bisexual o transgénero
  • Dice que los hombres son naturalmente violentos

¿Por qué los hombres no se van?

Muchas personas tienen problemas para entender por qué una mujer que está siendo abusada por su marido o novio no simplemente lo dejan. Cuando los roles se invierten, y el hombre es víctima del abuso, la gente está aún más perpleja. Sin embargo, cualquier persona que ha estado en una relación abusiva sabe que nunca es tan simple terminarla.

Estos hombres pueden sentir que tiene que permanecer en la relación porque:

  • Quieren proteger a tus hijos. Les preocupa que si deja a su cónyuge dañará a sus hijos o le impedirá tener acceso a ellos. Obtener la custodia de los hijos siempre es un desafío para los padres, pero incluso si está seguro de que puede hacerlo, es posible que todavía se sienta abrumado ante la perspectiva de criarlos solos.
  • Se sienten avergonzados. Muchos hombres sienten gran vergüenza de haber sido golpeados por una mujer o haber fracasado en su papel de protector y proveedor para la familia.
  • Las creencias religiosas o, el valor propio es tan bajo, que sienten que esta relación es todo lo que merece.
  • Hay una falta de recursos. Muchos hombres tienen dificultad para ser creídos por las autoridades, o su abuso es minimizado porque son hombres y, pueden encontrar pocos recursos para ayudar a los hombres abusados.
  • Están en una relación del mismo sexo, pero no lo saben la familia o amigos, y tienen miedo de que su pareja lo diga.
  • La negación. Al igual que con las víctimas femeninas de violencia doméstica, negar que hay un problema en su relación sólo prolongará el abuso. Estas personas pueden creer que pueden ayudar a su abusador, o ella puede haber prometido cambiar. Pero el cambio sólo puede ocurrir una vez que su abusador asuma toda la responsabilidad de su comportamiento y busque tratamiento profesional.

La violencia doméstica y el abuso pueden tener un serio impacto físico y psicológico tanto en la persona que lo vive como en sus hijos. El primer paso para detener el abuso es ponerse en marcha. Hablar con un amigo, miembro de la familia o con alguien de confianza, o llamar a una línea de ayuda para la violencia doméstica.

Admitir el problema y buscar ayuda no significa que haya fracasado como hombre o como marido. No se es culpable, y mucho menos débil. Además de ofrecer una sensación de alivio y proporcionar un apoyo muy necesario, compartir detalles del abuso también puede ser el primer paso para construir un caso contra su abusador y proteger a los hijos.

Terminar una relación abusiva

  • Dejar si es posible. Ser consciente de cualquier signo que pueda desencadenar una respuesta violenta del cónyuge o pareja y estar listo para salir rápidamente. Si necesita quedarse para proteger a sus hijos, llamar a los servicios de emergencia. La policía tiene la obligación de proteger a un hombre de un abuso, igual que a una víctima femenina.
  • Nunca tomar represalias. Una mujer o pareja abusiva intentará a menudo provocar represalias o usar la fuerza para escapar de la situación. Si se cae en estas represalias, seguramente será el hombre quien sea arrestado.
  • Obtener evidencia del abuso. Informar todos los incidentes a la policía y obtener una copia de cada informe policial. Mantener un diario de todos los abusos con un registro claro de fechas, horarios y cualquier testigo. Incluyendo un registro fotográfico de las posibles lesiones, asegurándose de que el médico u hospital también documenta las lesiones. Hay que recordar que, es poco probable que el personal médico le pregunte si un hombre ha sido víctima de violencia doméstica, por lo que depende de la propia víctima asegurarse de que la causa de sus lesiones está documentada.
  • Mantener un teléfono móvil, evidencia del abuso y otros documentos importantes a mano. Si debe salir al instante para escapar del abuso, tendrá que llevar consigo evidencia del abuso y documentos importantes, como pasaporte y licencia de conducir. Puede ser más seguro guardar estos artículos fuera de la casa.
  • Obtener consejo de un programa de violencia doméstica o recursos de ayuda legal sobre cómo obtener una orden de restricción u orden de protección contra su cónyuge y, si es necesario, buscar la custodia temporal de sus hijos.

El apoyo de familiares y amigos, así como la terapia y grupos de apoyo para sobrevivientes de abuso doméstico puede ayudar a terminar una relación abusiva. Tanto la persona maltratada como los hijos pueden tener dificultades con las emociones perturbadoras o sentirse incapaces de confiar en otras personas. Después del trauma de una relación abusiva, puede tomar un tiempo superar el dolor y los malos recuerdos, pero se puede curar y seguir adelante.

De mis lectores:

“Hola Tony; Soy un hombre de 49 años y necesito tu ayuda porque estoy involucrado en una relación abusiva. Lo he mantenido en secreto durante más de una década debido al estigma asociado a un varón abusado por una mujer ya la destrucción sistemática de mi autoconfianza, autoestima y personalidad. Una vez fui una vibrante, divertida, exitosa persona, dueño de un próspero negocio [ahora deteriorado] en una cáscara deprimida, muy enferma, del hombre que solía ser. El abuso no es una cuestión de género, y me gustaría que escribiese un post sobre el tema. Gracias.”

 

Como siempre, por favor comparte sus pensamientos y experiencias a continuación; con ello, estarás ayudando muy posiblemente a otras personas como tú y yo…

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.