Ni contigo ni sin ti

¿Cuántas veces hemos oído juntas estas cinco palabras? Y es que la convivencia en pareja en ocasiones se convierte en una ansiedad convergente que nos deja en una situación delicada respecto a nuestros sentimientos.

En una pareja independientemente de su condición sexual, los enfados, los reproches, los celos, etc., hacen que su estabilidad se tambalee y, es que todos nosotros incondicionalmente y en ocasiones sin premeditarlo, ponemos condiciones a eso que llamamos “Amar”, incluso cuando ya no sentimos lo que deberíamos por la persona con la que estamos, pensando en que alguna vez la podemos necesitar o ante el desconcierto de quedarnos solos…

Tenemos que tener muy claro que en nuestra vida pocas cosas nos llegaran por sorpresa y mucho menos el amor si lo sometemos a la espera de que algo ocurra. El amor no es ningún truco y si esperamos  sacar de la chistera esa magia que un día existió, muy posiblemente nos quedemos esperando sentados.

Si no consigues salir de ese círculo, cada día será un poco más duro que el anterior, el cansancio y la desilusión, harán mella en ti y eso mismo te impedirá seguir avanzando y simplemente te dejaras llevar por la corriente, del río de la tristeza; y debes saber que esa tristeza en el terreno emocional cultiva desamores de esos que obstruyen y destruyen.

Cada pareja, tiene una manera diferente de entender las relaciones sentimentales, mientras que para unos conlleva la perdida de libertad, para otros, esa libertad que todos necesitamos no significa renunciar al amor sino valorar el espacio y el respeto que requerimos como personas…

Hay muchísimas parejas que se destruyen por falta de esa libertad o simplemente por dejadez. Por eso cuando el amor se convierte en un “Ni contigo Ni sin ti”, es hora de “Abandonar o Reaccionar”, porque en toda relación sea del tipo que sea, debe primar la salud emocional de uno mismo…

Puede que pienses que necesitas a esa persona porque te aporta muchas cosas, pero en otros momentos pensarás que estas mal con tus emociones y tus sentimientos contrapuestos.

Las personas solemos pensar que es más doloroso perder a quien amamos, pero sin embargo es mucho peor perderse sí mismo en el proceso de amar a alguien demasiado, olvidándote de quién eres, porque cuando lo damos todo por un amor que no se lo merece, empezamos a valorarnos y no por ello debemos cuestionamos en qué hemos fallado, sino que debemos planteamos cómo podremos sentirnos mejor y cómo saldremos adelante.

La tristeza y el sentimiento de vacío que se crea dejando ir lo que no nos hace bien es solo un reflejo del anhelo que nos ofrece lo que pudo ser y no fue, lo que queríamos que fuese y no llegó, por eso si te enfrentas a esa tristeza sin miedo, te llevará a la liberación definitiva, a la independencia, a una vida sin resistencias, sin celos, sin reproches y sin culpas que te hundan más.

Quizás hayas tenido algún momento en tu vida en los que tuviste que  decidir entre continuar o romper con todo… El amor posiblemente sea uno de los temas más complicados a la hora de tomar decisiones. Nos sentimos divididos entre lo que nos dice nuestro corazón con sus incesantes latidos que no podemos detener ni controlar y lo que nos recomienda nuestra razón.

“Muchos como yo creemos que el corazón es un manicomio y que siempre hay espacio para una locura más. Porque por amor somos capaces de hacer casi cualquier cosa, de arriesgarnos ante un abismo y hasta de desencarcelar a la mismísima libertad”

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Estemos en contacto...

Estemos en contacto...

Déjame enviarte directamente a tu correo todas las novedades del sitio.
Me encantará estar en contacto contigo y escuchar tu opinión acerca de
los artículos que voy publicando.