Por favor sígueme y dale a Me Gusta
Calendario
julio 2020
L M X J V S D
« Jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Categorías

© 2015-2020, Tony Crespo. Todos los derechos reservados.logo-tonyCrespo

Parejas clónicas

Con el tiempo y la cercanía todos terminamos adquiriendo alguno de los hábitos de nuestras parejas, pero ¿llegamos a parecernos a ellas?

Siempre hemos escuchado frases tal como: “Quien duermen en un mismo colchón se vuelven de la misma condición” o “Dios los cría y ellos se juntan”…

Este fenómeno tan campechano tiene una justificación científica, ya que las personas inicialmente solemos buscar compañeros sentimentales que tengan “algo” semejante a nosotros.

Estudios recientes han puesto al descubierto que más de la mitad de la población tiende a buscar una pareja con un carácter y una genética similar a la suya, si bien esta última característica se debería a preservar la especie ante una demanda cerebral implícita por las feromonas por la conservación de los genes.

Cuando nos fijamos en alguien por la calle que nos atrae en cierto aspecto, lo que está sucediendo en realidad es que nuestra mente está mandando señales a nuestro organismo para preservar nuestros genes.

Una vez se tiene una pareja y se convive con ella, se empiezan a interiorizar acciones semejantes del uno sobre la otro y viceversa…, las parejas utilizan expresiones similares e, incluso utilizan un tono de voz muy parecido.

En esta fase, las dos formas de comportamiento adquiridas en núcleos familiares diferentes se mezclan creando un vínculo que se fusiona en una misma forma. Pero no únicamente fusionamos nuestras actitudes, sino que también lo hacemos físicamente. Por ejemplo las parejas que suelen discutir o parejas románticas muy frecuentemente empatizan el uno con el otro y suelen compartir abiertamente sus estados emocionales y, esto lo hacen compartiendo también las mismas expresiones faciales, clave de la similitud física incrementada, produciéndose incluso el mismo patrón de arrugas alrededor de la boca y los ojos por el moviendo sus músculos faciales. De hecho y con los años empezamos a parecernos más a nuestra pareja a medida que envejecemos que a nuestros propios familiares directos.

Síguenos y dale me gusta:
error
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

error

¿Te gusta este blog? Síguenos y dale me gusta: